Con Felix Varela en San Agustin, Florida.古巴人在美國的傑出表現。

15 septiembre, 2018

Por Gualterio Nunez Estrada.

San Agustín fue fundada el 8 de septiembre de 1565 por el almirante español Pedro Menéndez de Avilés , primer gobernador de la Florida . Nombró el asentamiento ” San Agustín “, ya que sus barcos con colonos, tropas y provisiones de España habían avistado tierra en Florida once días antes el 28 de agosto, día de San Agustín .

DSC_0302 (2)

En San Agustin, los espanoles que colonizaron Florida, encontraron una tribu indigena que adoraba las lechuzas, representadas por un dios o diosa mitad lechuza, mitad humano, que era el que le daba su gracia o poseia al medico curandero y adivino de la tribu que en este caso podia ser una mujer como pasa con las vestales griegas consagradas a Palas Atenea, representada tambien en una lechuza.

DSC_0288 (2)

DSC_0297 (3)

LA FUENTE DE LA ETERNA JUVENTUD.

En Santiago de Cuba existia, hasta hace pocas decadas, una frase admirativa para calificar cualquier cosa, evento o negocio con cualidades extraordinarias, se decia que “eso es una maravilla de Florida” y resulta que a la llegada de los espanoles al asentamiento de San Agustin encontraron que los indigenas ancianos eran muy activos, sin arrugas, de salud inquebrantable, a diferencia de los espanoles que morian a los 30 y 40 anos llenos de arrugas y achaques y ademas, eran mucho mas saludables que los indios que habian encontrado en Cuba. Quedaron maravillados por un hecho tan inesperado que adujeron que era el agua que bebian de la fuente de un manantial cercano a la costa y lo bautizaron con el nombre de “Fuente de la Eterna Juventud” y ahi comenzo la leyenda del estado de Florida. Era usual que en los centros espiritistas de Cuba que se usara una locion denominada “Agua de Florida” para invocar a que hablaran los espiritus.

tenor

La dieta de esta tribu se perdio por completo pues fueron completamente exterminados.

(Para los que que quieran indagar al respecto les recomiendo el vinculo de abajo)

JOURNAL ARTICLE

Demise of the Pojoy and Bomto

John H. Hann
The Florida Historical Quarterly
Vol. 74, No. 2 (Fall, 1995), pp. 184-200
Page Count: 17

https://www.jstor.org/stable/30148820?seq=1#page_scan_tab_contents

DSC_0300

Los espanoles se aliaron a los indigenas, segun les conviniere, pero con el paso de las decadas, una vez fortalecidos en el asentamiento de San Agustin, los fueron exterminando poco a poco, de la tribu que adoraba la lechuza, no quedo nadie para contar la historia, se les conoce solamente por los restos arqueologicos, pese a que fue la tribu original que acogio inocentemente a los primeros conquistadores.

giphy (54)

Message_1536968870997

Cumpliendo la tradicion irlandesa en Estados Unidos tome cerveza negra de Belfast en un bar de San Agustin, Florida. Asi recorde al cubano Felix Varela, primer protector de los inmigrantes irlandeses en Estados Unidos.

Coat_of_Arms_of_Northern_Ireland.svg

1-3

 

20180915_115421

Le pedi a Felix Varela un milagro: Un Plan de Salud Mental para Estados Unidos.

41938666_10215524985632259_4076552751411101696_n

20180916_155758 (2)

Imagen tomada en un bar de la playa de Cocoa Beach, cerca de San Agustin, en Cabo Canaveral, que muestra la huella cultural de la pirateria..

sta

 

San Agustin fue constantemente asediada por piratas y corsarios, asi como el vecino puerto de Cocoa Beach ( en el cual tome la foto del pirata ), por lo cual se construyeron fuertes, murallas, trincheras y calles estrechas como recursos de defensa. Fueron tantos los asedios que algunos habitantes de San Agustin suelen pasear su calles vestidos como autenticos piratas, es una moda de sus habitantes, y es parte del buen gusto.

20180916_091907

 

41841649_10157653389173306_2076980346791919616_n

Al fondo nos queda el fuerte de la Bahia de Matanzas, en San Agustin, donde se libraron cruentas batallas (en ocasiones el mar se tino de rojo por la sangre derramada, de ahi su nombre). Segun los guias turisticos, debajo de las calles que circundan el fuerte, hay miles de muertos enterrados de indigenas, espanoles, ingleses, corsarios y piratas, por lo cual se dice que la ciudad esta poblada de fantasmas por las noches. Hay, incluso, una gira turistica nocturna por los sitios mas poblados de espiritus que se manifiestan de diversas maneras. Deberian vender trompetas de caracoles para resucitar a tanto indio muerto que yace bajo el pavimento en San Agustin.

giphy (26)

20180916_101847_Burst01

giphy

Mi nieta Laura Ericka Nunez Aguas, estudiante de teatro (aspira a ser actriz en Hollywood ) a la entrada del famoso cafe griego Athena donde los intelectuales y dirigentes politicos locales discuten los problemas de la ciudad y el pais, al parecer, el local, realmente esta bajo la proteccion de Palas Atenea, la lechuza. Cuando entras  sientes una vibracion de placer y relajamiento que te abre la mente. Un sitio obligado en San Agustin para el visitante.

giphy (1)

DSC_0308 (2)

 

DSC_0314 (2)

DSC_0313 (2)

DSC_0327 (2)

DSC_0290

DSC_0293 (2)

Mi esposa Maria Esther quedo maravillada por el ambiente europeo de San Agustin donde los comercios tienen un fuerte acento italiano, griego, frances, hindu, turco y australiano por su diseno, mobiliario e infraestructura de pequenos negocios, y mucha gente caminando por las calles, a veces bailando los mas jovenes, que es usual que encuentres en Cuba o en Europa.

Los nombres de las calles son espanoles en su mayoria, hay parques como los de Cuba con bancos para sentarse, hay bancos para sentarse casi en cada cuadra, y, se oye mucho, la musica melosa surena de la epoca de la Confederacion, anterior a la Guerra de Secesion.

Lo unico que se anora de la tradicion hispanoamericana en San Agustin, Florida, son las ofertas de frutas en las calles y la musica, que no existen, ni en cafeterias, ni restaurantes. No encuentras ninguna fruta fresca para comer en el  camino, ni musica latina. No hay negocios con comida tipica cubana, como los de Miami o Tampa.

giphy (2)

El cine culto historico y todo Hollywood anterior a 1950, esta muy difundido en la ciudad y tiene mucho publico.  Vimos un enorme cartel con Chaplin a la entrada de un cine y plegables culturales donde se habla prolijamente de la historia del cine.

20180916_100137

giphy (4)

Estoy comiendo un desayuno con pan griego, carne con sazon de Grecia y huevos a la griega, y cafe turco, realmente deliciosos y con una excelente atencion en los camareros y bajos precios. Cerca de aqui, a dos casas en la misma acera, hay un famoso cafe australiano con cafe de Brazil (al parecer los canguros gustan de bailar la samba) y todo el desayuno es australiano. Toda esta eleccion del lugar y los platos fueron decididos por mi nieta Laura.

Anuncios

Nadie escapa a su destino historico.

17 abril, 2010

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


WP_20140602_010 (2)

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

35360780_10214814872959886_2664293145717506048_o
Nuestra nieta Laura Ericka nacida en Miami yo y mi esposa en la selfie en Sarasota, Florida..

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mi esposa y yo.

Esta es una foto que nos tiramos, ayer a las seis de la tarde, en Miami, donde fui a visitar mi medico cubanoamericano y otro familiar de mi esposa que casualmente es medico tambien, aunque graduado en Cuba. Vivimos en Sarasota donde mi ambiente laboral es totalmente anglo, con ancestros en Irlanda del Norte, de manera que en Miami sientes algo asi como si en tres hora hubieras viajado a Cuba, y alli, no se hace mas que hablar de Cuba, de los cubanos que vienen de Cuba, de los cubanos que se fueron o los que se van de visitas a Cuba y la competencia, especie de blason de nobleza, de quien viaja mas a Cuba, quien lleva mas maletas de regalos, de manera que regresas a Sarasota, a tres horas de Miami y a 45 minutos de Tampa con el complejo de culpa de no tener una historia sobre un viaje reciente a Cuba, aunque sea por diez dias. Cuando llegue a Miami por el Palmetto, apague el aire acondicionado del carro y abri la ventanilla. Mi mujer me dijo: “eres como los perros, que tienen que viajar con la cabeza afuera”, y yo le conteste: “No, mi amor, es que aqui el aire tiene la pastosidad del de Cuba y quiero sentirlo otra vez”

Sa a se yon foto nou pou nou fwape yè nan sis è nan aprè midi a nan Miami, kote mwen te vizite doktè m ak yon lòt fanmi Kiben yo de madanm mwen ki li menm tou k ap pase yo dwe medikal, men gradye nan Kiba. Nou ap viv nan Sarasota ki kote anviwònman travay mwen an se totalman Anglo ansèt nan Nò Iland, pou ke nan Miami ou santi yon bagay tankou ou nan twa èdtan ta gen vwayaje nan Kiba, e la, men se pa sou Kiba, nan Kiben yo soti nan Kiba, Kiben yo ki te kite yo oubyen sa yo ki ale nan vizit nan Kiba ak konpetisyon, yon sòt de badj ki rich, ki te vwayaje nan Kiba, ki te gen plis sachè kado, pou ou retounen nan Sarasota, Miami, twa zè ak 45 minit nan Tampa ak konplèks la koupab nan pa gen ankenn istwa sou yon vwayaj ki resan nan Kiba, menm pou dis jou. Lè ou rive nan Miami Palmetto pa la, fèmen èkondisyone nan machin nan ak louvri fenèt la. Madanm mwen te di m: “Ou se tankou chen, ki te vwayaje ak tèt li deyò”, e mwen reponn: “Non, mwen renmen, se ke isit la lè la gen douser nan Kiba e mwen santi mwen li ankò”

My wife and me.

This is a picture that we hit yesterday at six o’clock in the afternoon in Miami, where I visited my doctor and another Cuban family of my wife who also happens to be medical, but graduated in Cuba. We live in Sarasota where my work environment is totally Anglo ancestry in Northern Ireland, so that in Miami you feel something like you in three hours would have traveled to Cuba, and there, but it is not about Cuba, the Cubans come from Cuba, the Cubans who left or those who go on visits to Cuba and competition, a sort of badge of nobility, who traveled to Cuba, who has more gift bags, so you return to Sarasota, Miami three hours and 45 minutes from Tampa with the guilt complex of having no story about a recent trip to Cuba, even for ten days. When you get to Miami by the Palmetto, turn off air conditioning in the car and opened the window. My wife told me: “You are like dogs, who have to travel with his head outside,” and I answered: “No, my love, is that here the air has the mellowness of Cuba and I feel it again”

Ma femme et moi.

C’est une image que nous avons atteint hier à six heures du soir à Miami, où j’ai rendu visite à mon médecin et une autre famille cubaine de ma femme qui se trouve être également médicale, mais a obtenu à Cuba. Nous vivons dans Sarasota où mon environnement de travail est totalement ascendance anglo en Irlande du Nord, de sorte que, dans Miami vous ressenti quelque chose comme vous en trois heures aurait voyagé à Cuba, et là, mais ce n’est pas à propos de Cuba, le Cubains viennent de Cuba, les Cubains qui ont quitté ou ceux qui vont en visite à Cuba et de la concurrence, une sorte de signe de noblesse, qui ont voyagé à Cuba, qui a plus de sacs-cadeaux, si vous revenez à Sarasota, Miami trois heures et 45 minutes de Tampa avec le complexe de culpabilité de ne pas avoir l’histoire d’un récent voyage à Cuba, même pour dix jours. Lorsque vous arrivez à Miami par le Palmetto, éteignez la climatisation dans la voiture et ouvrit la fenêtre. Ma femme m’a dit: “Vous êtes comme des chiens, qui ont pour Voyage avec la tête en dehors, et je répondis:« Non, mon amour, c’est qu’ici l’air a le moelleux de Cuba et je le sens à nouveau ”

 Minha esposa e eu.

Esta é uma foto que bateu ontem às seis da tarde em Miami, onde visitei o meu médico de família cubana e outra da minha esposa que também acontece para ser médica, mas formou-se em Cuba. Vivemos em Sarasota, onde o meu ambiente de trabalho é totalmente Anglo ascendência na Irlanda do Norte, de modo que em Miami se sente algo parecido com você em três horas teria viajado para Cuba, e ali, mas não se trata de Cuba, o Os cubanos vêm de Cuba, os cubanos que abandonaram ou aqueles que vão em visitas a Cuba e à concorrência, uma espécie de emblema da nobreza, que viajou a Cuba, que tem mais sacos de presentes, para que retornar ao Sarasota, Miami três horas e 45 minutos de Tampa com o complexo de culpa de não ter nenhuma história sobre uma viagem recente a Cuba, mesmo que por dez dias. Quando você chegar em Miami pela Palmetto, desligue o ar condicionado no carro e abriu a janela. Minha esposa me disse: “Vocês são como os cães, que têm de viajar com a cabeça lá fora”, e eu respondi: “Não, meu amor, é que aqui o ar tem a delicadeza de Cuba e sinto-me outra vez”

Ref: https://caribbeanscienceart.blogspot.com/

Gualterio Nunez Estrada, gualterionunez4@gmail.com, Sarasota, Florida. Former professional science tematic writer Universidad de Oriente, Santiago de Cuba, Cuba. Former collaborator Dr. Jhon Money, Jhons Hopskin, Maryland (KINSEY). Collaborator for Sarasota, Florida of The National Science Foundation.
Ensayos sobre la poesía de Víctor Villegas (Book, 2000)
http://www.worldcat.org/title/ensayos-sobre-la-poesia-de-victor-villegas/oclc/45456386

Ref.:

[PDF] STEMreportFinal Nov7 – NSF

nsb-07-114 a national action plan for addressing the critical needs of the u.s. science, technology, engineering, and mathematics education system

Diploma of President Obama as founder of the Obamacare Law

 

var counters99_width = 175;var counters99_height = 200;var counters99_vars=”id=850338_2&ln=es”;online casino | Casino | Online Casino Neteller | Men shaving | Contador En Pagina Web

La Bioética en la educación médica superior cubana actual. (“Solo la moralidad de los individuos conserva el esplendor de las naciones.” JOSÉ MARTÍ (1953: 602, Tomo 19).

15 noviembre, 2018

Educación Médica Superior

versión impresa ISSN 0864-2141

Educ Med Super vol.26 no.3 Ciudad de la Habana jul.-sep. 2012

Bioethics in the Cuban higher medical education at present

MSc. Arlene Salas Mainegra,I Dr. C. Ramón Syr Salas PereaII 

I Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. Facultad “Finlay Albarrán”. La Habana, Cuba. 
II Escuela Nacional de Salud Pública. La Habana, Cuba.


RESUMEN

Se realiza un recuento histórico de la evolución de la Bioética desde el surgimiento de esta disciplina en los Estados Unidos de Norteamérica, por Van Rensselaer Potter, médico oncólogo de la Universidad de Wisconsin, y su ulterior desarrollo en la América Latina así como su desarrollo en Cuba. Se destaca la labor del profesor José Alberto Mainetti, pionero en esta tarea en Argentina. Se hace referencia al Instituto Colombiano de Estudios Bioéticos, a la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina y al Boletín de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) dedicado íntegramente a la bioética. Entre las naciones que también han contribuido al desarrollo de la bioética se encuentran Chile, México, Perú, Brasil y Cuba, se destaca la larga tradición de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, como formadora de profesionales con altas competencias. Se hace énfasis en la necesidad de contribuir, decisivamente, al reforzamiento de la identidad nacional, el compromiso social, el amor a la universidad, y el fortalecimiento de valores éticos sociales, la construcción de valores éticos profesionales que se evidencien en un desempeño con mayor responsabilidad ciudadana y profesional. Se exponen algunas reflexiones acerca de la situación actual de la formación bioética entre el educador y el educando de la universidad médica en Cuba, cuya misión es la preparación de profesionales capaces de asegurar la continuidad histórica del sistema de salud cubano. Se realiza una caracterización de las diferentes dimensiones de la ética pedagógica del profesor en la educación médica superior cubana.

Palabras clave: bioética, ética de la universidad, educador, educando, dimensiones de la ética pedagógica.


ABSTRACT

A historical account of the evolution of bioethics from the emergence of this discipline in the USA, devised by Van Rensselaer Potter- an oncologist at Wisconsin University-, through its further development in Latin America and in Cuba. The work of Professor Jose Alberto Mainetti, pioneer of this discipline in Argentina, was underlined. Reference was made to the Colombian Institute of Bioethical Studies, to the Colombian Association of Medical Faculties and to the Bulletin of the Pan-American Health Organization (PAHO) entirely devoted to bioethics. Among the nations that have contributed to the bioethics development are Chile, Mexico, Peru, Brazil and Cuba, the great tradition of the Medical Sciences University of Havana as former of highly competent professionals was stressed. Emphasis was made on the need of decisively supporting the strengthening of the national identity, the social commitment, love for the university, the strengthening of social ethical values and the construction of professional ethical values that manifest in a more responsible professional and citizen performance. Some reflections were presented on the present situation of the bioethical formation of the educator and the student in the medical university of Cuba. Its mission is to prepare professionals capable of guaranteeing the historical continuity of the Cuban health system. Additionally, the various dimensions of the pedagogic ethics of the professor in the Cuban higher medical education were characterized.

Key words: bioethics, university ethics, educator, student, dimensions of pedagogic ethics.


INTRODUCCIÓN

La bioética proviene de la conjunción de 2 voces latinas bios (vida) y ethike (ética); etimológicamente: ética de la vida. Es un neologismo de origen anglosajón, generalizado en la década del 70 del pasado siglo, a partir de la publicación en 1971 del libro “Bioética, un puente hacia el futuro”, escrito por Van Rensselaer Potter, médico oncólogo de la Universidad de Wisconsin (Madison), defensor de un movimiento mundial en favor de la vida y el medio ambiente. Concibe la bioética en emergencia, como un diálogo entre el saber científico y el ético, con miras a la supervivencia del hombre y el planeta Tierra.1,2

Actualmente resulta muy aceptada la definición propuesta en 1978 en la Enciclopedia de Bioética, editada por Warren T. Reich; importante texto donde se defiende que la bioética es el estudio sistemático de la conducta humana en el área de las ciencias de la vida y la atención en salud, a la vez que dicha conducta se examina a luz de los principios y valores morales.3

La bioética en América Latina

Después de haber surgido la bioética en Estados Unidos de Norteamérica, los países de América Latina comienzan también a desarrollarla, aunque es justo reconocer que en 1969, o sea, antes de la publicación de Potter, se creó en la localidad argentina la Fundación José María Mainetti. Esta organización, que tenía como objetivo la institucionalización del humanismo en medicina, estableció la Editorial Quirón en 1970 y luego el Instituto de Humanidades Médicas en 1972.4,5

Importante fue también para América Latina la creación del Instituto Colombiano de Estudios Bioéticos, fundado en Bogotá, Colombia, en 1985 por Fernández Sánchez Torres. Este centro recoge la experiencia de la Universidad Jesuita (Javeriana) en ética médica y la enseñanza de prestigiosos bioeticistas.4

En 1990, la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina, fundó el Centro Nacional de Bioética, cuyos integrantes se han preocupado, desde su instauración, por el estudio y difusión de la bioética dentro y fuera de territorio colombiano.

Otro momento sobresaliente en 1991, fue la publicación de un Boletín de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) dedicado íntegramente a la bioética. Bajo la dirección de Susan Scholle Connor y Hernán Fuenzalida-Puelma, el volumen incluyó diversos artículos de renombrados investigadores en diferentes áreas de esa disciplina. Entre las naciones que también han contribuido al desarrollo de esta figura se encuentran Chile, México, Perú y Brasil.6,7

La bioética en Cuba

Las raíces de la bioética en Cuba se remontan a siglos anteriores. En fecha tan temprana como 1828, el insigne patriota cubano Francisco de Arango y Parreño promovió el Proyecto de Reforma Universitaria, documento que aunque nunca llegó a usarse, sirvió de base a la reforma de 1842, puesto que en su redacción se incluía la más moderna concepción existente en aquella época sobre la entonces llamada deontología médica.8

Cuarenta años después, entre 1880 y 1882, ocurrió un hecho de extraordinaria importancia en el desarrollo histórico del pensamiento ético cubano en general. El Dr. Enrique José Varona y Pera dictó en la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Universidad de La Habana, 3 cursos de Filosofía, uno de ellos sobre Fundamentos de la Moral, donde se sistematizaba por primera vez en el país todo el pensamiento ético y se sometían a debate sus corrientes más modernas.

A pesar de todo ello, no fue hasta 1923, al designarse como Profesor Titular de la Cátedra de Medicina Legal y Toxicología al Dr. Raimundo de Castro y Bachiller, cuando comenzó a enseñarse ética médica en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana y así se mantuvo hasta el triunfo de la Revolución en 1959.8

Durante el curso escolar 1978-1979, al entrar en vigor un nuevo plan de estudios para la carrera de Mmedicina, se creó la asignatura Ética y Deontología Médicas.

En 1983 se establecieron los “Principios de la ética médica”, código ético que permanece vigente, mientras que en el plano organizativo, para sustentar su cumplimiento, entre 1984 y 1986 se constituyeron las comisiones de Ética Médica desde el nivel de unidad hasta la Comisión Nacional.9

La primera reflexión teórica efectuada por un autor cubano sobre la nueva tendencia del pensamiento ético que representaba la bioética, fue expuesta por Antonio de Armas durante el III Internationales Wissenschaftliches Symposium Uber Leitung Und Planning Socilare Prozesse Im Territorium, celebrado, antigua República Democrática Alemana, en 1985.10

El término bioética fue usado por primera vez oficialmente en un evento en 1992, cuando en el Primer Simposio Internacional sobre Muerte Encefálica, evento liderado por el profesor Calixto Machado Curbelo, se dedicó un taller al estudio de esa disciplina. A partir de 1994, la bioética entró en fase de consolidación en Cuba, pues en ese año se creó un grupo multidisciplinario de profesores para promover la bioética en los centros de educación médica superior, compuesto por docentes de las universidades médicas de La Habana, Santiago de Cuba y Camagüey.10

En el Hospital Universitario “General Calixto García” de la capital se inició también la Cátedra de Bioética en 1995,11 presidida por la profesora Dra. María del Carmen Amaro Cano; posteriormente, en 1996, esta cátedra se convirtió en Coordinadora de Bioética del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana y un bienio más tarde en la Cátedra Coordinadora Nacional de Bioética.

La educación médica superior cubana

La Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, cuyo nombre oficial fue desde 1976 hasta 2009, el de Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana (ISCM-H) ha sido la heredera legítima de la Real y Pontificia Universidad de San Jerónimo de La Habana, fundada en 1728, aunque desde dos años antes iniciara la enseñanza de la Medicina en su recinto. Desde esa época, data su tradición como formadora de profesionales con altas competencias que avalan su desempeño y se enfrenta en este milenio a la necesidad de renovar el modelo educativo.12

DESARROLLO

La formación en los jóvenes, de valores compatibles con los que están socialmente institucionalizados en Cuba, resulta una tarea compleja, tanto por las influencias desfavorables del contexto internacional como por las dificultades derivadas de la crisis económica interna. Esos valores que brindan la base política, ideológica, jurídica, legal y ética a la formación de los recursos humanos y al ejercicio profesional en el sector de la salud, han pasado a constituir el núcleo fundamental de la misión de las universidades médicas cubanas, las que deberán contribuir de forma protagónica a educar a los futuros profesionales de la salud en principios que los lleven a ejercer con solidaridad, responsabilidad, sinceridad, honestidad, altruismo, lealtad, amor, colectivismo y justicia; de manera que el desarrollo científico-técnico en lugar de contribuir a la deshumanización del ejercicio profesional, sea aprovechado como un medio para respaldar el derecho universal del hombre a la salud y el respeto a su integridad.13

La universidad médica tiene el encargo social de formar profesionales de la salud capaces de promover salud y prevenir, curar y rehabilitar, más que a las enfermedades, a los enfermos, quienes en tanto que personas, no solo se enferman en el plano biológico -tal y como por cientos de años desde la antigüedad se había creído- sino por el desequilibrio producido, tanto con predominio en esa esfera, como en la psicológica o social, o en todas al mismo tiempo.

La dimensión ética de la universidad

El modelo educacional vigente en las carreras de la educación médica superior cubana se caracteriza por tener entre sus objetivos fundamentales, asegurar la calidad de la formación integral de la personalidad del profesional a través de los procesos sustantivos universitarios (docente, investigativo y extensionista).14 El actual modelo, al decir de no pocos docentes de amplia experiencia, es una «puesta al día» de los enfoques y métodos pedagógicos en la universidad, de las relaciones entre los sujetos del proceso educativo entre sí y de estos con la sociedad. De ahí la importancia del currículo, que pudiera definirse como “lo que sucede entre los estudiantes y los docentes, y entre los propios estudiantes en el proceso de enseñanza aprendizaje”.14

La función docente de la universidad es contribuir a formar recursos humanos competentes que respalden las demandas sociales en cuatro grandes vertientes:

– Cultural: identidad nacional.

– Política: participación democrática en la vida política.

– Económica: impulsar el logro de un mundo productivo y el aporte científico para el desarrollo.

– Ética: responsabilidad ciudadana y profesional ante sus actos.

La identidad, nacional y profesional, que sirve a las personas que la comparten para tener conciencia de ser un grupo con características diferentes a las de otros grupos, que comparten determinados valores, constituyen las necesidades más significativas de los hombres surgidas de su propia actividad y convertidas en aspiraciones e ideales.Pero, ¿cómo se forman esos valores? Se forman en el diálogo entre los sujetos, a través de la reflexión y el debate, acompañados del respeto a la opinión del otro y la emoción en la defensa de las convicciones propias.15

El proceso de construcción de valores necesita la enseñanza teórica para fundamentarlos desde la propia cosmovisión de cada sujeto actuante, pero ella solo no basta, sino que requiere del modelo moralizante del educador, ya sea en el seno de la familia para la construcción de los valores ciudadanos, como de los docentes en los distintos niveles de la enseñanza, y muy especialmente en el nivel universitario para la formación de valores profesionales, así como de la propia sociedad en que viven los sujetos para la consolidación de los valores éticos-sociales. Solo así será posible cultivar la elección responsable de los sujetos involucrados en el proceso de construcción y fortalecimiento de valores éticos y, en ese sentido, fomentar la independencia en el actuar.16

Pero el proceso de formación de valores con las nuevas generaciones, tiene que hacerse con ellos, no “sobre”, ni “en” ellos, pues este es un proceso interactivo y, si no se hiciera teniendo en cuenta los criterios de los sujetos involucrados, se estaría irrespetando su dignidad personal, que es el derecho a ser respetado.

Eso no significa que el educador se convierta en un ser permisivo e indiferente ante las conductas de sus educandos. Lo cual no quiere decir que sea intolerante y censurador a ultranza. Pero tampoco paternalista, pues de esta manera estaría conspirando contra el necesario desarrollo de su independencia en el pensar y el actuar, que es un derecho de todo ciudadano libre y responsable. El educador tiene que brindar márgenes a la contradicción, que es la que propicia el desarrollo, ofrecer espacios abiertos para el debate respetuoso de las opiniones ajenas; pero sobre todo, el educador está obligado a predicar con el ejemplo personal, tanto en la vida social y en el trabajo, como en su propia vida.

La universidad está obligada a formar profesionales dignos, justos, solidarios y patriotas, con la conceptualización teórica a partir de las ciencias específicas, desde la enseñanza de los hechos y figuras históricas másdestacadas nacionalmente, así como en la ciencia particular que se trate, desde la promoción de la reflexión y el debate abierto de los principales problemas que enfrenta actualmente la sociedad a la que pertenece, a partir del ejemplo personal del maestro, en la práctica de las habilidades éticas sociales y profesionales y desde la emoción que acompaña a la convicción en la defensa de las ideas. La ética en el proceso educativo tiene que lograr la unidad de lo instructivo y lo educativo (enseñar y educar);la unidad de lo racional y lo afectivo (conocimiento más emociones)y la unidad de lo individual y lo social (intereses personales y colectivos).17

Sin embargo el proceso de formación de valores requiere ciertas condiciones, tales comoescenarios apropiados, modelos profesorales y profesionales, calidad del servicio y su entorno, relaciones humanas de alto contenido ético de todos los actores, métodos productivos de enseñanza aprendizaje, independencia cognoscitiva y creatividad de los estudiantes, respeto a la ciencia y su método, así como el trabajo en equipos.

Pero, lo más importante es el compromiso social. La educación universitaria tiene que expresar su compromiso con la realidad del país. Por ello, en la solución de los problemas de la sociedad debe estar la fuente, el contenido, los métodos y la práctica de los procesos de enseñanza aprendizaje, como expresión de la ética de las diferentes profesiones.

Las relaciones educador-educando

Al considerar la relación educador-educando, ambos deben tomar conciencia de que el proceso educativo es bidireccional. Por su propio bien, los educandos no pueden limitarse a ser meramente receptivos.  Son los mejores críticos que pueden tener los docentes, quienes tienen la obligación de escucharlos y valorar sus análisis y propuestas.

Este intercambio debe realizarse en un clima cordial por ambas partes, ya que solamente se obtienen frutos cuando se trabaja en un ambiente de tranquilidad y tolerancia mutua, benéfico para todos los involucrados en la tarea. 

El propósito de la educación es establecer una relación de ayuda para que educadores y educandos a través de su experiencia dentro del fenómeno educativo, cumplan una parte de su misión de ser hombres, y se preparen para ir cumpliendo las diferentes etapas de la vida.

Es importante tomar en consideración que la práctica educativa se debe considerar como el proceso enseñanza-aprendizaje, como un trabajo creativo, congruente y responsable, en la medida en que la educación debe estar dirigida a la producción de conocimientos. Por lo tanto el eje de la relación educador-educando deberá ser la investigación, como elemento unificador del proceso enseñanza aprendizaje.

El educador debe dejar de ser el centro de la actividad académica, y pasar a ser un facilitador del proceso de aprendizaje. En este sentido, el elemento más importante en la enseñanza-aprendizaje, es definitivamente el educando.

Existe la llamada pedagogía del diálogo, la cual sostiene que dentro del marco de una sociedad democrática —y una educación también democrática—, el docente, mucho más que despreciar la capacidad del educando, debe aprovechar sus conocimientos, respetarlos y evaluarlos. Desarrollar la pedagogía del diálogo implica respetar los principios democráticos en el sistema educativo y estimular el respeto recíproco entre educando y educador.

La primera función de la escuela es la de educar a personas que tengan la capacidad de crear y no solo de reproducir lo que otras generaciones hicieron en su momento, en vistas de que los individuos son activos y creativos por naturaleza. Y, por eso mismo, el educador debe tender a satisfacer el interés y las aspiraciones propias del estudiante, poniéndolo a él en el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje.

La pedagogía del diálogo elimina el monólogo y el monopolio de la palabra del educador y, consiguientemente, el sistema bancario de la educación tradicional, en el cual el educador es el sujeto real, cuya función indeclinable es llenar a los educandos con los contenidos de su narración.

En una buena relación entre el educador y el educando, la propia actividad, la curiosidad y motivación del estudiante es un excelente medio para la construcción de los conocimientos necesarios.

Nada se puede imponer mecánicamente desde fuera, y menos cuando el educando no está motivado. Es decir, el educando no debe ser forzado a aprender nada solamente porque está establecido en el programa académico, ni porque estará en el examen, sino porque él mismo ha visto la necesidad y tiene deseos de progresar hasta ciertas metas propuestas.

El educador debe aprender a conversar con el educando, creerse a su estatura, para ayudarle a resolver los problemas que él no puede resolver por sí solo. Por medio del diálogo puede desarrollarse todo el proceso de enseñanza aprendizaje, sin dejar de contemplar las demás necesidades que tiene el educando, desde las fisiológicas hasta las filosóficas, psicológicas y sociales.

En una buena relación el educando y el educador son sujetos, y ambos participan activamente en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Entre ellos se da un respeto recíproco y una interrelación dialéctica constante. No se admite que ningún educador decida de manera arbitraria lo que está bien o lo que está mal, sin que exista una intercomunicación real con el educando; más aún, cuando se sabe que todo lo que puede ser lógico para el adulto, puede ser ilógico para el estudiante, sin que por esto, el individuo deje de ser, desde el principio, un ente activo y creativo, que tiene la capacidad de relacionarse con el mundo cognoscitivo y acumular, por medio de su inquietud y curiosidad, conocimientos y experiencias que le ayuden a forjar su personalidad.

Las relaciones del educador con los educandos no se pueden fundar, de una parte, en el escamoteo de la verdad concerniente a la índole política de la educación y, de otra parte, en la afirmación de la mentira de su neutralidad. No puede haber camino más ético, más verdaderamente democrático, que revelar a los educandos por qué luchamos y darles al mismo tiempo, pruebas concretas e irrefutables de que respetamos sus preferencias aunque sean opuestas a las nuestras.18

En la lucha de las ideas, los profesores cubanos no pretenden vencer con la imposición sino con los argumentos que esclarezcan dudas, fundamenten posiciones de principios, persuadan a los equivocados y refuercen las convicciones de los que comparten nuestros sentimientos de identidad nacional y profesional.

No habría ejercicio ético democrático, si la educación pretendiera ser neutra, si hiciera caso omiso de la existencia de ideologías, políticas y clases sociales. La práctica educativa, la formación de los jóvenes implica enseñarles a realizar opciones y tomar decisiones en favor de un sueño y contra otro; en favor de las ideas y acciones de unos y en contra de las ideas y acciones de otros. Y es precisamente el imperativo de desarrollar en los educandos esas habilidades intelectuales el que exige la eticidad del educador y le impone la coherencia entre el discurso y la práctica.18

Es inaceptable el discurso bien articulado que defiende el derecho a ser diferente y una práctica que niega ese derecho. Esta es la razón por la cual, en la educación médica cubana, se exige de los educadores que sean ejemplo de respeto al otro, con todas sus posibles diferencias incluidas. Esa es la herencia de la ética martiana, de la que la sociedad cubana actual se erige en depositaria.18

Ética pedagógica del profesor de la educación médica superior

La ejemplaridad del profesor debe ser objeto de atención por cada uno de nosotros y de la sociedad misma, y una de las vías fundamentales consiste en el cumplimiento de los postulados de la ética pedagógica.

En el trabajo de transformación de la personalidad de la nueva generación que deben realizar los colectivos docentes en el “docente educativo”, no es posible separar lo instructivo de lo educativo, ya que ambos factores constituyen una unidad dialéctica y actualmente, el ejercicio de esta profesión exige la elevación constante de la preparación integral político-ideológica, científica y metodológica de los docentes. La ética pedagógicaestudia las particularidades del desarrollo de las exigencias morales que se originan por las características del trabajo pedagógico, que se manifiestan en las interrelaciones del profesor y los educandos, de los docentes entre sí, y para con los pacientes y sus familiares, entre los docentes y los padres de los estudiantes, también en la interrelación que se desarrolla en el mismo colectivo de docentes, cuya condición determinante está constituida por las cualidades personales y profesionales del profesor.

El conocimiento de los principios y normas que caracterizan esta ética pedagógica deviene instrumento fundamental en nuestras manos y la forma en que nos apropiamos de ellos dependerá tanto del dominio teórico que tengamos de estas ideas, como de la práctica diaria consecuente que se realice, de nuestros esfuerzos pertinentes, del rol que desempeñamos dentro de los colectivos docentes y estudiantiles, de las organizaciones de trabajadores y estudiantes, y dentro de la comunidad.

La ética pedagógica se desarrolla a través de cuatro dimensiones básicas:19

1. De la actitud moral de los profesores ante el trabajo.

2. De la actitud ante el paciente y sus familiares como componentes docente-atencional-investigativo del proceso docente educativo cubano.

3. De la actitud moral de los profesores en su colectivo de trabajo (en las relaciones con los estudiantes, con el colectivo docente, con lasorganizaciones de estudiantes y trabajadores, con otras personas, padres y otros familiares de los estudiantes).

4. Actitud ante la sociedad.

1. De la actitud moral de los profesores ante el trabajo

– Constituir un ejemplo de disciplina “asistencia, puntualidad y presencia o porte personal” en todas las actividades en las que debe participar, así como en el aprovechamiento óptimo de la jornada laboral.

– Ser trabajador constante, aplicado, esmerado, eficiente, disciplinado, serio y responsable en su trabajo. Demostrar una actitud positiva ante el trabajo, interés, disposición y satisfacción por la tarea que realiza.

– Ser capaz de subordinar los intereses personales a los sociales.

– Desarrollar un proceso docente educativo de forma organizada y planificada, haciendo un uso eficiente de los recursos asignados.

– Cumplir de manera eficaz él o los programas de las disciplinas o asignaturas que imparte, haciendo uso de las formas, métodos y medios de enseñanza más acordes con las características propias de los programas que imparte y las exigencias contemporáneas de la educación superior.

– Lograr el cumplimiento con la calidad requerida de los objetivos educativos e instructivos determinados en el perfil del profesional a formar, de manera tal que se propicie la incorporación en cada estudiante de profundas convicciones, conocimientos sólidos, sentimientos de amor a su pueblo y a la humanidad, así como una clara y transparente conciencia de su compromiso con la sociedad en que vive y que ha de ayudar a desarrollar con su trabajo e inteligencia.

– Ser creadores en la búsqueda de lo nuevo y evitar el esquematismo y el formalismo en la enseñanza. Ejercer su profesión en correspondencia con la actualización de las diferentes áreas del saber que le son propias e inherentes a su praxis social. Estar lo suficientemente preparado para asimilar los adelantos provenientes del desarrollo científico técnico de la época que le toca vivir y transformar.

– El profesor debe constituirse en un modelo paradigmático en el desarrollo de los rasgos volitivos y emocionales que deben caracterizar su labor como educador de la nueva generación: firmeza, iniciativa, constancia, organización, independencia, perseverancia, tenacidad, optimismo, amor y confianza en los educandos, equilibrio emocional, seguridad en sí mismo, altruismo, entre otras cualidades positivas.

– Ser exigentes en las evaluaciones y otorgar siempre las calificaciones en rigurosa correspondencia con la preparación de los estudiantes.

– Cuidar de la higiene, el orden y la limpieza en los escenarios docentes. No ingerir alimentos, bebidas alcohólicas, ni fumar durante las actividades docentes.

– Poseer una presencia agradable, caracterizada por la pulcritud, corrección y sencillez, adecuada a nuestro tipo de profesión.

2. De la actitud ante el paciente y sus familiares como componentes docente-atencional-investigativo del proceso docente educativo

El profesor de la educación médica superior debe promover e inculcar en los estudiantes los principios de la ética médica, en su relación con los pacientes y sus familiares a través de la palabra y del ejemplo, ante sus educandos, a la vez que desarrollará el esfuerzo necesario dirigido a garantizar la adecuada adquisición de conocimientos y habilidades entre estos.

– Dedicar nuestros esfuerzos a la prevención, recuperación, rehabilitación y promoción de la salud humana.

– Evitar que se produzcan daños a personas sanas o enfermas en los trabajos de investigación que realicemos.

– Propiciar que solo se realicen en cada paciente los estudios complementarios indispensables para llegar al diagnóstico correcto, eliminando cualquier tendencia a realizar indicaciones que se aparten de este objetivo y provoquen molestias o peligros innecesarios a los enfermos.

– Respetar el decoro, el pudor y la dignidad de las personas bajo nuestra atención.

– Propiciar una adecuada relación personal con el paciente, que le inspire un estado anímico de seguridad, explicarle su estado de salud y las causas de su enfermedad, con el tacto y prudencia necesarios, e informarle oportunamente, las medidas preventivas, de diagnóstico, de tratamiento y de rehabilitación que debe adoptar, o a las que ha de ser sometido.

– Establecer similar relación con los familiares del paciente, informándoles, en todo momento, los aspectos relacionados con el manejo del enfermo, propiciando obtener el máximo apoyo y cooperación posibles, en lo relacionado con la prevención, curación y rehabilitación de su familiar.

– Escuchar las preocupaciones y dificultades del paciente y sus familiares, darles la atención requerida y esforzarse por viabilizar las soluciones posibles. Utilizar en todo momento de las relaciones con los pacientes y sus familiares, un lenguaje claro, sencillo y comprensible, erradicando cualquier expresión soez o de mal gusto.

– Conservar el secreto profesional, teniendo en cuenta los intereses del paciente, siempre que ello no ocasione un perjuicio social ni ponga en peligro la salud de otras personas.

– No divulgar aspectos de la enfermedad que puedan estar relacionados con la vida íntima del paciente o sus familiares.

– Al publicar los resultados de observaciones y experiencias, para contribuir a la protección y mejoramiento de la salud y el avance científico técnico de las ciencias médicas, tener en cuenta que la información no debe perjudicar la integridad psíquica y moral del paciente u otras personas, ni los intereses de la sociedad.

– Mantener, en los casos de enfermedades de curso fatal, absoluta o relativa reserva sobre el diagnóstico y el pronóstico en relación con el paciente y seleccionar a quién se debe brindar esa información con el tacto necesario.

– Obtener, antes de aplicar cualquier medida diagnóstica o terapéutica, que pueda significar un alto riesgo para el paciente, su consentimiento o el de sus familiares, excepto en los casos de fuerza mayor.

– Antes de proceder a realizar la necropsia o la práctica de operaciones en cadáveres con fines de segregar órganos, tejidos o fracciones de ellos, debe asegurarse que estos actos sean rodeados del respeto y garantía propios de las actividades del más alto valor científico y técnico. Debe por demás, poseer el consentimiento de los familiares, siempre que sea posible.

– Atender de forma solícita y benévola, a toda persona que recabe nuestros servicios, sin mostrar prisa o indiferencia hacia sus padecimientos, ni hacer comentarios indiscretos en su presencia.

– Exigir de aquellos trabajadores que nos están subordinados, la conducta adecuada ante el paciente y sus familiares y en el mismo sentido, actuar con aquellos que, aunque no estén subordinados, intervienen de una u otra forma en el trato a los pacientes.

– Cuidar de no incurrir en el error médico que resulta de una equivocación, aunque no exista mala fe, ni elemento de negligencia, despreocupación o ignorancia. Se debe evitar a toda costa que el trabajo se afecte por el apresuramiento innecesario, la superficialidad o la rutina.

– Los errores médicos deben ser conocidos y analizados en las reuniones estrictamente médicas, con la libertad y profundidad necesarias, que permitan derivar de estas, las experiencias que impidan su repetición. El médico, la enfermera y todo el personal técnico deben poseer la valentía necesaria para reconocer sus errores y eliminarlos.

3. De la actitud moral de los profesores en su colectivo de trabajo

En las relaciones con los estudiantes:

– Propiciar que las relaciones entre él y los educandos se enmarquen en la debida autoridad y respeto que se requiere en la actividad docente.

– Impartir buenas clases y contribuir a la adecuada adquisición de conocimientos y desarrollo de habilidades, así como a la formación de convicciones ético-morales y de principios estéticos, además de propiciar que las relaciones entre profesores y estudiantes se enmarquen en la debida autoridad y el respeto que requiere la actividad docente.

– Prestar especial atención a su superación individual, teórica y práctica, como aspecto esencial para el cumplimiento de sus responsabilidades docentes.

– Promover en los alumnos la autoexigencia, el amor al estudio y al trabajo, el afán por la autosuperación.

– Ser honestos y justos en las valoraciones que se emita sobre los educandos, caracterizados por el tacto pedagógico y la ausencia de favoritismo.

– Combatir todo tipo de fraude entre los estudiantes, así como evitar aprovechar, en beneficio personal, la influencia afectiva sobre los estudiantes.

– Evitar hacer comentarios con los educandos de otros estudiantes, personal docente o directivos educacionales, tendentes a disminuir el prestigio o autoridad y dirigir debidamente a los educandos si le formularan opiniones de este tipo.

En las relaciones con el colectivo docente:

– Mantener adecuadas relaciones de trabajo: tener un trato cortés y de respeto con nuestros compañeros de trabajo y ser ejemplo de solidaridad humana.

– Demostrar sinceridad, decencia, decoro, justeza y modestia. Rechazar la mentira, la doble moral y la traición.

– Combatir toda manifestación de amiguismo.

– Hacer cada vez mejor uso de la crítica y la autocrítica en el lugar y momento oportunos y analizar siempre las causas que originan las deficiencias o los incumplimientos, para evitar actuar con ligereza o subjetivismo.

– Divulgar la experiencia pedagógica de avanzada y contribuir al desarrollo de los compañeros con menos experiencia o solicitar modestamente la ayuda de los más capacitados.

– Evitar emitir opiniones irreflexivas o incorrectas que puedan dañar el prestigio de los compañeros de profesión o de la institución en que trabaja.

– Combatir en los docentes cualquier manifestación de deshonestidad ante el proceso de evaluación como el fraude, el facilismo, el promocionismo.

En las relaciones con las organizaciones de estudiantes y trabajadores:

– Participar con entusiasmo e interés en las reuniones y asambleas de estas organizaciones y contribuir con las intervenciones a elevar el nivel de desarrollo político, ideológico, científico o metodológico del colectivo.

– Mantener una actitud crítica y autocrítica correcta en las reuniones de acuerdo con los puntos de vista y normas de educación formal y dar muestra de autocontrol y educación, aunque se esté en desacuerdo con lo que se opina y haya necesidad de combatirlo.

En las relaciones con otras personas, padres y otros familiares de los estudiantes:

– Atender de forma correcta a toda persona que lo solicite, sin mostrar prisa o indiferencia hacia sus inquietudes y planteamientos.

– Usar el tacto debido para establecer las relaciones necesarias con los padres, cuidando del tono de voz y el matiz de las frases que se utilicen con ellos. Realizar un tratamiento diferenciado con ellos, tratando de que estos eliminen o varíen cualquier criterio pedagógico equivocado y mantener una disposición de reconocimiento de nuestros desaciertos o de señalamientos que nos hagan.

4. De la actitud moral del profesor como parte de la sociedad

El profesor debe constituirse en un modelo paradigmático en lo ético-moral en su modo de actuación para con la sociedad.

– Mostrar sentido del deber, la obligación y el compromiso en el cumplimiento de las principales actividades, en el plano individual y social. Cumplir con las normas de comportamiento social y ciudadano.

– Ejercer con altruismo las actividades propias del área de trabajo, subordinando el interés personal al social.

– Demostrar honor y dignidad, rectitud e integridad en su actuación. Ser incorruptible, correcto, cortés, imparcial y decente, ser defensor de las causas más nobles y justas de la humanidad. Rechazar el robo, el fraude, la corrupción, el soborno, la prostitución y el abuso.

– Poseer un trato amable, cortés y respetuosos con todos los que le rodean.

– Cumplir celosamente con las obligaciones sociales.

– Garantizar que las relaciones familiares se caractericen por la exigencia en el hogar, el cumplimiento de las normas de educación, la educación de nuestros hijos, así como todas las actuaciones que contribuyan a elevar su prestigio en la sociedad.

– Contribuir con nuestra conducta correcta al control y buen comportamiento de otras personas, así como velar por el cuidado de la propiedad social, y evitar cualquier conducta que menoscabe nuestro prestigio.

– Identificarse con las causas justas, ser generoso. Manifestar compañerismo y ayuda mutua en sus relaciones interpersonales. Poseer un espíritu colectivista. Rechazar las manifestaciones de vanidad, egoísmo y ostentación. Poseer sentimientos internacionalistas y estar dispuesto a serlo.

– Actualizar y perfeccionar nuestros conocimientos de forma permanente, para lograr la óptima calidad de los servicios que se prestan a la sociedad.

– Procurar que la información que se ofrezca con propósitos de divulgación científica y educativa sea correcta y adecuada, absteniéndonos de verter conceptos u opiniones que puedan alarmar innecesariamente a la ciudadanía.

– Luchar contra aquellos vicios y costumbres que afectan la promoción de la salud de nuestra sociedad, y entre ellas: el hábito de fumar, el sedentarismo, la obesidad; debe procurarse en esta labor ofrecer el máximo de ejemplo personal ante estudiantes y pacientes.

Es necesario, por último, significar la función que ha venido desarrollando el profesor universitario en el proceso de instrucción y de transmisión de valores a las nuevas generaciones en formación. Para ello se ha basado fundamentalmente en dos poderosos instrumentos de su trabajo en salud: su palabra y su ejemplo.

Su palabra —verbo del conocimiento social—, en constante superación profesional y pedagógica, es más motivacional, y a la vez más crítica y exigente, siempre enfocando la verdad científica y en constante interactuación y comunicación social, basada en el respeto, el compromiso y el humanismo.

Su ejemplo se aprecia en el desarrollo de las responsabilidades laborales, educativas y científicas; en la exigencia colectiva basada en su autoridad real y el respeto mutuo; en la justicia de sus valoraciones y decisiones; en la actitud científica de su trabajo diario, validando sus proyectos y acciones; en su modestia, desinterés, espíritu de sacrificio y consagración.

Ejemplo, es también ante su familia y la comunidad, en la lucha contra toda manifestación de una “doble moral”. Contribuye anónimamente a incrementar la calidad de la vida de la población.

Sustentan nuestro enfoque bioético en la formación y superación de los recursos humanos de la salud, las palabras de nuestro apóstol José Martí cuando señaló:20

“Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido: es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive; es ponerlo a nivel de su tiempo para que flote sobre él; […] es preparar al hombre para la vida. […] La felicidad general de un pueblo descansa en la independencia individual de sus habitantes. […] Los hombres necesitan quien les mueva a menudo la compasión en el pecho y las lágrimas en los ojos y les haga el supremo bien de sentirse generosos. […] Ser bueno es el único modo de ser dichoso… Ser culto es el único modo de ser libre. […] ¡Oh! ! Qué día aquel en que no se tenga que desdeñar lo que se ama!”

Concluímos que la bioética, como una nueva disciplina del saber, ha despertado el interés de numerosos investigadores y científicos en todo el mundo. Sin dudas, su nacimiento en los Estados Unidos de Norteamérica marcó pautas específicas que no deben extrapolarse de manera idéntica y automática a países con culturas e idiosincrasias diferentes, como los que integran la América Latina.

El papel protagónico de las universidades, ha de apoyarse en los sólidos cimientos creados por todos los que a lo largo de la historia han contribuido a la formación, desarrollo y consolidación de la nacionalidad cubana hasta la actualidad, y en la búsqueda de métodos humanistas que pongan a los estudiantes en el centro de toda la actividad institucional, como los principales creadores de su propia personalidad, bajo la guía de los profesores sobre todo en el actual modelo pedagógico de ciencias médicas cubanas.

El actual modelo educacional también pretende promover la construcción y fortalecimiento de los valores, principios, conocimientos y prácticas científicas y sociales pertinentes con los sujetos del proceso educativo, integrando las diferentes disciplinas del conocimiento, potenciando la capacidad de crear, analizar, discutir, criticar científicamente y dar respuesta a las necesidades y demandas sociales. De ahí que las universidades de ciencias médicas hayan desplazado el centro de su enseñanza hacia la educación en el trabajo y la atención primaria de salud.

Estos cambios obligan a los docentes a valorar las diversas formas de influencia que pueden adoptar los profesionales de la salud que se desempeñan en los principales escenarios docentes-asistenciales de la universidad de ciencias médicas. La enseñanza teórica, bien sea a través de una asignatura curricular o de un tema o contenido temático de una asignatura o estancia, no tendrá nunca el efecto modificador de actitudes, si no va acompañada del modelo ejemplificante del docente y/o de los profesionales que se desempeñan en esos escenarios docentes.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Gracia D. Fundamentos de bioética. Madrid: Ediciones de la Universidad Complutense de Madrid; 1989. p. 182-97.

2. Acosta Sariego J. La bioética de Potter a Potter. Ilé. Anuario de ecología, cultura y sociedad. Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre. 2005;(5):55-64.

3. Reich WT. Encyclopedia of Bioethics. New York: The Free Press; 1978: XIX.

4. Mainetti JA. Estudios bioéticos II. La Plata: Editorial Quirón; 1993. p. 14-27.

5. Montt Momberg J. Bioética en América Latina y el Caribe. Santiago de Chile: Serie Documentos Programa Regional de Bioética OPS/OMS; 1995. p. 27.

6. Do Ceú Patrão Neves M. Fundamentación antropológica de la bioética: expresión de un nuevo humanismo contemporáneo. Cuadernos del Programa Regional de Bioética. 1996; (2):11-27.

7. Llano Escobar A. La bioética Iberolatinoamericana. [citado 26 Jun 2011]. Disponible en: http://www.javeriana.edu.co /bioética/bioética iberoamericana.htm

8. Delgado García G. Raíces históricas del pensamiento bioético y de la investigación médica en sujetos humanos en Cuba. En: Bioética desde una perspectiva cubana. 3ra. ed. [versión en CD-ROM]. La Habana: Centro Félix Varela; 2007. p. 177-89.

9. Hodelín Tablada R. Bioética anglosajona en su 40 aniversario: el traspaso hacia América Latina y su llegada a Cuba. MEDISAN  [revista en la Internet]. 2011  Nov [citado 15 Feb  2012];15(11):1674-86. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol_15_11_11/san201111.htm

10. Acosta Sariego JR. Los árboles y el bosque. Texto y contexto bioético cubano. La Habana: Publicaciones Acuario, Centro Félix Varela; 2009. p. 223-301.

11. Amaro Cano MC. Informe Central al II Taller Nacional de Educación en Bioética. Revista Habanera de Ciencias Médicas 2007 [citado 26 junio 2011];6(5). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-519X2007000500004&lng=es&nrm=iso/&tlng=es

12. Delgado García G. Desarrollo histórico de la enseñanza médica superior en Cuba desde sus orígenes hasta nuestros días. Rev Cubana Educ Med Super. 2004;18(1).

13. Pernas Gómez M, Ortiz García M, Menéndez Laria A. Consideraciones sobre la formación ética de los estudiantes de Ciencias Médicas. Educ Med Super. [revista en la Internet]. 2002 [citado 15 Feb  2012];16(2):113-9. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412002000200005&lng=es

14. Amaro Cano MC. Un nuevo paradigma para la Universidad Nueva. Rev haban cienc méd  [revista en la Internet]. 2010  Mar [citado 15 Feb  2012]; 9(1): Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-519X2010000100016&lng=es&nrm=iso/&tlng=es

15. Prats Bernardi L. Inteligencia emocional: el uso inteligente de las emociones. Capital humano. España: Editorial Wolters Kluwer; 2000. p. 44-8.

16. Amaro Cano MC. La justicia, ese sol del mundo moral. Rev Educ Med Super 2001; 15(3):225-33. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S1729-519X2010000100016&script=sci_arttext

17. Costamagna AM. Método de evaluación de actitudes en una práctica contextualizada. Educ Med Super. 2003;17(4). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412003000400006&lng=es&nrm=iso&tlng=es

18. Amaro Cano MC. La educación en bioética en la Universidad médica cubana. Rev haban cienc méd  [revista en la Internet]. 2003 Feb [citado 15 Feb  2012];9(1). Disponible en: http://www.eumed.net/rev/cccss/09/cssh.htm

19. Arteaga Herrera JJ, Chávez Lazo E. Integración docente-asistencial-investigativa. Educ Med Super  [revista en la Internet]. 2000  Ago [citado 17 Feb 2009]];14(2):184-95. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412000000200008&lng=es&nrm=iso&tlng=es

20Martí J. Obras completas. t.8. La Habana: Editorial Nacional de Cuba; 1963. p. 281,284, 228, 289, 444.

Recibido: 10 de marzo de 2012. 
Aprobado: 25 de marzo de 2012.

Arlene Salas Mainegra. Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. Facultad “Finlay Albarrán”. Avenida 25 #15005, e/ 150 y 150A. Reparto Cubanacán. Municipio Playa. La Habana, Cuba. Correo electrónico:salasram@infomed.sld.cuCalle 23 # 654 entre D y E, Vedado
Ciudad de La Habana, CP 10400
Cuba

La llorona.

15 noviembre, 2018

La reina de Inglaterra durante el peligro de una invasion, el asedio de la aviacion nazi y las V2.

15 noviembre, 2018

Image result for Elizabeth ii Second World War
Related image
Image result for Elizabeth ii Second World War
Image result for Elizabeth ii Second World War

Las abejas sin aguijón en peligro de extinción en México encuentran misteriosamente un hogar más dulce en Cuba.

15 noviembre, 2018

14 de noviembre de 2018 4:07 PM ET

SADIE WITKOWSKI

Una abeja maya sin aguijón (Melipona beecheii) se llena de miel durante la cosecha en Yucatán, México.Eric Tou / Visuals Unlimited a través de Getty Images

Una abeja rara, sin aguijón, cultivada por los mayas hace más de 3.000 años puede extinguirse en su hábitat natural de la Península de Yucatán en México, pero una misteriosa reubicación en Cuba puede salvar su futuro.

Una combinación de huracanes, pesticidas y tala está llevando a la disminución de estas abejas únicas, llamadas Melipona beecheii .

Melipona anida en colmenas de troncos de aspecto extraño en grandes árboles ahuecados. Cuando las colmenas se retiran de los árboles para el cultivo, se llaman jobones . Las abejas tienen pequeñas colonias y no forman panales.

Las abejas ayudan a los granjeros, pero no ayudan al medio ambiente

LA SAL

Las abejas ayudan a los granjeros, pero no ayudan al medio ambiente

“No tienen marcos ni peines verticales”, dice el ecologista evolucionista David Roubik, el “hombre abeja” de la Institución Smithsonian. En cambio, “tienen macetas de almacenamiento que se aplastan y se dejan escurrir en alguna cuenca”. Aunque las abejas no pican, muerden para proteger sus colmenas.

Pero la mayor diferencia entre Melipona y las abejas europeas es la miel que producen. Roubik lo describe como que tiene más sabor cítrico que la miel comercial, con un postgusto más largo.

“Es mucho más sabrosa, miel”, dice la entomóloga de la Universidad de Drexel, Meghan Barrett . “Es más nítido. Es más floral. Es muy delicioso, pero [hay] cantidades mucho más pequeñas, así que necesitas muchas más abejas”.

Los pueblos originarios de Yucatán practicaron la cría de abejas durante miles de años. La miel de melipona fue el principal edulcorante en los alimentos. Sólo la llegada de la caña de azúcar, traída por los europeos en el 16 º siglo, suplantado el uso culinario de la miel. La caña de azúcar es más rápida y más fácil de cultivar que los que se ocupan de los jobones y produce un rendimiento mucho mayor.

Suscríbete al boletín diario de NPR

Póngase al día con los últimos titulares y las historias únicas de NPR que se envían todos los días de la semana.Dirección de correo electrónico

Al suscribirse, usted acepta los términos de uso y la política de privacidad de NPR .

Steve Buchmann , un ecologista de la polinización en la Universidad de Arizona, dice que la abeja sin aguijón solo produce alrededor de uno o dos litros de miel por colmena al año (en comparación con unos 70 litros de una abeja típica), pero ese pequeño volumen puede valer aproximadamente $ 30 por litro, si no más.

La miel ahora rara vez se utiliza como edulcorante; Su uso principal es en realidad medicinal . Buchmann dice: “Se usa de alguna manera para ayudar al parto. Y también se usa para ayudar con el tratamiento de cataratas en el ojo”. Roubik reconoce que hay otros usos homeopáticos. “Muchas personas conocen y usan su miel como ‘medicina’ principalmente para el dolor de garganta o el asma. [La miel es] parte placebo, en parte una ayuda para la irritación de la piel y las bacterias”, dice.

La dieta divisiva de las abejas: por qué algunas nunca serán reales

LA SAL

La dieta divisiva de las abejas: por qué algunas nunca serán reales

Los antiguos mayas también honraron a los Melipona en ceremonias religiosas. Un sacerdote presidiría la recolección de miel dos veces al año. Hoy quedan algunos apicultores que aún observan las antiguas prácticas religiosas, pero se puede encontrar un registro más completo de la importancia religiosa de la abeja en el Códice de Madrid , uno de los tres códices restantes verificados que hicieron los antiguos mayas hace unos 1.100 años. Una proporción sorprendente del códice muestra los métodos de la apicultura y el dios de la abeja maya, Ah Mucen Kab.

“Es una deidad que a menudo se imagina que sostiene un racimo de algo que se parece a uvas en su mano”, dice Buchmann. “Y esas son las ollas de miel adheridas, como las que se encuentran cuando abres un nido o una colonia manejada de abejas”.

En una colmena Melipona beecheii en Cienfuegos, Cuba, las abejas están completando sus tareas, que van desde el retorno del polen y el néctar a la colmena y la cría de nuevas abejas.Zachary Smith / NPR

Un hábitat que se encoge generalmente marca el final para una especie de nicho como Melipona, y la antigua práctica de la apicultura maya también se está desvaneciendo.

“Muchos de los apicultores [en México] son ​​hombres mayores y, a medida que mueren o eligen no transmitírselo a sus hijos o familiares, el arte de la artesanía de las abejas mayas se extingue”, dice Buchmann.

Pero un viaje por mar podría resultar ser la salvación de Melipona .

Los científicos todavía no están seguros de cuándo llegaron las abejas a Cuba o cómo llegaron allí. De hecho, Barrett visitó recientemente la isla del Caribe para sentar las bases de futuras investigaciones. Ella está tratando de responder a estas preguntas de origen y de estudiar el ADN de Melipona . Trabajando con el profesor de veterinaria José Machado en la Universidad de Cienfuegos en Cuba, Barrett está aconsejando a un estudiante cómo preparar colmenas para la investigación agrícola mientras trabaja para obtener permisos para recolectar las muestras de ADN necesarias para su investigación genética.

Barrett dice que criar abejas sin aguijón en Cuba es tan común como la apicultura aficionada en los Estados Unidos. Pero en lugar de vender la miel en tiendas regulares, los apicultores cubanos generalmente la venden a farmacias o vecinos.

Abejas nativas y granjeros de alfalfa - Una historia de amor de Seedy

LA SAL

Abejas nativas y granjeros de alfalfa – Una historia de amor de Seedy

El interés en Melipona ha crecido tanto en la isla que en 2017, la Sociedad Cubana de Apicultores cambió su nombre a la Sociedad Cubana de Apicultores y Meliponiculturistas como una forma de demostrar la importancia de Melipona en la isla.

No solo las poblaciones cultivadas de Melipona están prosperando. Un artículo reciente encontró que Cuba también tiene las poblaciones más grandes de Meliponaen la naturaleza.

Barrett cuenta la historia de su único día libre mientras visitaba Cuba. “Estamos sentados en la playa y, de repente, esta abeja Melipona cae en mi mano. Y yo digo: ‘¿Qué? ¡Este es mi día libre! Se supone que no debo ver nada de esto’. “

Barrett dice que es interesante pensar en cómo la reubicación de las abejas es una especie de esfuerzo de conservación exitoso. “Los estás conservando, pero no en su zona natural”, dice ella.

Y gracias a los apicultores cubanos, es posible que pueda probar la miel de Meliponaantes de lo que piensa.

Sadie Witkowski es una candidata a doctorado en Northwestern University en Chicago. Puedes encontrar más de su ciencia escribiendo aquí o seguirla en Twitter: @sadiewit .

ESCRITURA JEROGRÁFICA MAYA 
Los antiguos códices mayas
El codex de madridEl Códice de Madrid se separó en dos partes muy temprano en su historia europea y, por lo tanto, recorrió diferentes caminos en Europa hasta 1888. En 1880, el francés Léon de Rosny descubrió que las dos partes eran un solo códice, ahora llamado comúnmente ” Madrid “, o el” Tro-Cortesiano “. Las dos partes se llamaron “Troano” (después del primer propietario, Don Juan Tro y Ortolano, profesor de paléografía española) y el “Cortesanius”. El Troano comprende las páginas 22-56, 78-112 y el Cortesiano, páginas 1-21, 57-77 del Madrid. Dado que las páginas 77 y 78 estaban por alguna razón siempre al revés dentro del códice, podría pensarse que la página 78 aparece antes de la página 77. Ambas partes se reunieron en 1888, y el Códice de Madrid se encuentra ahora en el Museo de América. en madrid, españa Las copias y facsímiles pertinentes incluyen:
1. Brasseur de Bourbourg, “Manuscrit Troano”, Imprimerie Impériale, París, 1869-1870. Su interpretación cromolitográfica del Troano se incluye en este trabajo. Una versión muy fina, hecha con cuidado meticuloso.2. Léon de Rosny, “Codex Cortesiano”, Libraires de la Société d’Ethnographie, París, 1883. Muy buenas fotos en blanco y negro; 85 ejemplares impresos.NOTA: Descubrimos que es más rápido y más fácil ver estos documentos si descarga los archivos individuales a su computadora y los abre localmente. Para descargar y guardar, haga clic derecho en el archivo, seleccione “guardar como” en el menú, elija una ubicación (por ejemplo, “Mis documentos”) y haga clic en “Guardar”.Los archivos PDF requieren Adobe Acrobat Reader. Para descargar la última versión, haga clic en el botón Obtener Acrobat Reader a continuación.Para aquellos con una conexión rápida, descargue el archivo PDF completo:El combinado Brasseur de Bourbourg y Léon de Rosny, Códice de Madrid (46.5 MB).Para aquellos con conexiones más lentas descargue el archivo PDF en secciones:Páginas 01 – 21 (8 MB) 
Páginas 22 – 56 (14.05 MB) 
Páginas 57 – 78 (9.05 MB) 
Páginas 79 – 112 (15 MB)
3. En 1892, para celebrar los 400 años posteriores al descubrimiento de América por parte de Colón, el Museo Arqueológico Nacional de Madrid publicó un (facsímil) cromolitográfico (foto) del Cortesiano. Esto se hizo bajo la dirección de don Juan de Dios de la Rada y Delgado y don Jerónimo López de Ayala y del Hierro, Vizconde de Palazuelos. Esta versión, de 500 ejemplares, alcanzó una buena reputación. Una buena versión de esto se encuentra disponible en: http://www.wayeb.org/download/resources/cortesiano01.pdf .4. En 1911, William E. Gates realizó fotografías en blanco y negro de Madrid (Point Loma, California, EE. UU.). Él tenía estos impresos, como un fax, en 1933 por The Maya Society, Baltimore, Maryland, EE. UU. Nunca he visto ni las fotografías originales de 1911 ni la publicación de 1933, pero la copia de la publicación de 1933 que recibí indica que las páginas son aproximadamente 4/9 del área de las páginas del códice. Algunas de las fotos son bastante oscuras. Esto hace que su apariencia sea relativamente desagradable, pero es bastante precisa, y si se usa suficiente paciencia, puede ser muy útil.5. En 1930, la Junta de Relaciones Culturales publicó un facsímil cromolitográfico del Troano, realizado por el Matev Artes e Industrias Gráficas, Madrid. He visto uno de los facsímiles; El papel es un poco áspero y el color es bastante tosco, lo que puede explicar su mala reputación, pero el códice en su conjunto parece hacerse con bastante precisión.6. En 1967, el Akademische Druck- u. Verlagsanstalt, de Graz, Austria, imprimió el Codex Tro-Cortesianus completo, como un facsímil a partir de fotografías en color, con una introducción y un resumen de Ferdinand Anders. Está notablemente bien hecho y se convirtió en la base de la versión utilizada en el libro de Chiapas titulado “Los Códices Mayas”, (Thomas A. Lee, Jr., 1985). Las versiones de Graz y Chiapas se encuentran entre las versiones más utilizadas del Madrid en la actualidad.7. En 1991, como parte de la celebración de los 500 años de Columbus de 1992, se publicó el Testimonio Compania Editoriale de Madrid, con un volumen acompañado por Manuel Ballesteros Gaibrois y Miguel Rivera Dorado, una edición en facsímil a todo color del códice de Madrid. Se produjeron 980 copias para el mercado español y 980 para el mercado internacional; Un total de 1960 ejemplares. Es una edición muy elegante y hermosa, y recientemente se ha vendido por $ 1,500 a $ 3,000. Es lo suficientemente caro como para no convertirse en una de las ediciones más utilizadas.
Posiblemente la publicación más temprana del códice Cortesiano:
en 1873 JM Melgar y Serrano, conocido por sus descripciones de una cabeza colosal olmeca monolítica, publicó un artículo que pretendía traducir un manuscrito maya que pertenecía al señor Miró. El artículo mostraba, algo mal, una copia de un grabado de un dibujo de lo que ahora llamamos la página 16 del Códice de Madrid, tomada de La Ilustración de Madrid, Núm. 29 (15 de marzo de 1871). Haga clic aquí para leer más sobre esta publicación de 1871 de la página de Cortesiano .Página Anterior   |  Contenidos   |  Siguiente páginaVolver al inicio de la página

Mexico’s Endangered Stingless Bees Mysteriously Find A Sweeter …

NPR-17 hours agoScientists still aren’t sure when the bees arrived in Cuba or how they got … Barrett says raising stingless bees in Cuba is about as common as …

En el Teocalli de Cholula, Jose Maria Heredia.

15 noviembre, 2018


Born: December 31, 1803, Santiago de Cuba, Cuba
Died: May 7, 1839, Toluca, Mexico
Nationality: Cuban
Su obro formo parte del sistema escolar de Estados Unidos durante decadas, fue legislador en la Constitucion de Mejico, donde murio.

¡Cuánto es bella la tierra que habitaban, 
los aztecas valientes! En su seno 
en una estrecha zona concentrados, 
con asombro se ven todos los climas 
que hay desde el Polo al Ecuador. Sus llanos 
cubren a par de las doradas mieses 
las cañas deliciosas. El naranjo 
y la piña y el plátano sonante, 
hijos del suelo equinoccial, se mezclan 
a la frondosa vid, al pino agreste, 
y de Minerva el árbol majestoso.

Nieve eternal corona las cabezas 
de Iztaccihual purísimo, Orizaba 
y Popocatepetl, sin que el invierno, 
toque jamás con destructora mano 
los campos fertilísimos, do ledo 
los mira el indio en púrpura ligera 
y oro teñirse, reflejando el brillo 
del sol en occidente, que sereno 
en yelo eterno y perennal verdura 
a torrentes vertió su luz dorada, 
y vio a Naturaleza conmovida 
con su dulce calor hervir en vida.

Era la tarde; su ligera brisa 
las alas en silencio ya plegaba, 
y entre la hierba y árboles dormía, 
mientras el ancho sol su disco hundía 
detrás de Iztaccihual. La nieve eterna, 
cual disuelta en mar de oro, semejaba 
temblar en torno de él; un arco inmenso 
que del empíreo en el cenit finaba, 
como espléndido pórtico del cielo, 
de luz vestido y centellante gloria, 
de sus últimos rayos recibía 
los colores riquísimos. Su brillo 
desfalleciendo fue; la blanca luna 
y de Venus la estrella solitaria 
en el cielo desierto se veían. 
¡Crepúsculo feliz! Hora más bella 
que la alma noche o el brillante día, 
¡Cuánto es dulce tu paz al alma mía!

Hallábame sentado en la famosa 
cholulteca pirámide. Tendido 
el llano inmenso que ante mí yacía, 
los ojos a espaciarse convidaba. 
¡Qué silencio! ¡Qué paz! ¡Oh! ¿Quién diría 
que en estos bellos campos reina alzada 
la bárbara opresión, y que esta tierra 
brota mieses tan ricas, abonada 
con sangre de hombres, en que fue inundada 
por la superstición y por la guerra…?

Bajó la noche en tanto. De la esfera 
el leve azul, oscuro y más oscuro 
se fue tornando; la movible sombra 
de las nubes serenas, que volaban 
por el espacio en alas de la brisa, 
era visible en el tendido llano.

Iztaccihual purísimo volvía 
del argentado rayo de la luna 
el plácido fulgor, y en el oriente, 
bien como puntos de oro centellaban 
mil estrellas y mil… ¡Oh! ¡Yo os saludo, 
fuentes de luz, que de la noche umbría 
ilumináis el velo, 
y sois del firmamento poesía!

Al paso que la luna declinaba, 
y al ocaso fulgente descendía, 
con lentitud la sombra se extendía 
del Popocatepetl, y semejaba 
fantasma colosal. El arco oscuro 
a mí llegó, cubrióme, y su grandeza 
fue mayor y mayor, hasta que al cabo 
en sombra universal veló la tierra.

Volví los ojos al volcán sublime, 
que velado en vapores transparentes, 
sus inmensos contornos dibujaba 
de occidente en el cielo. 
¡Gigante del Anáhuac! ¿Cómo el vuelo 
de las edades rápidas no imprime 
alguna huella en tu nevada frente?

Corre el tiempo veloz, arrebatando 
años y siglos, como el norte fiero 
precipita ante sí la muchedumbre 
de las olas del mar. Pueblos y reyes 
viste hervir a tus pies, que combatían 
cual hora combatimos, y llamaban 
eternas sus ciudades, y creían 
fatigar a la tierra con su gloria.

Fueron: de ellos no resta ni memoria. 
¿Y tú eterno serás? Tal vez un día 
de tus profundas bases desquiciado 
caerás; abrumará tu gran ruina 
al yermo Anáhuac; alzaránse en ella 
nuevas generaciones, y orgullosas, 
que fuiste negarán…

Todo perece 
por ley universal. Aun este mundo 
tan bello y tan brillante que habitamos, 
es el cadáver pálido y deforme 
de otro mundo que fue…

En tal contemplación embebecido 
sorprendióme el sopor. Un largo sueño 
de glorias engolfadas y perdidas 
en la profunda noche de los tiempos, 
descendió sobre mí. La agreste pompa 
de los reyes aztecas desplegóse 
a mis ojos atónitos. Veía 
entre la muchedumbre silenciosa 
de emplumados caudillos levantarse 
el déspota salvaje en rico trono, 
de oro, perlas y plumas recamado; 
y al son de caracoles belicosos 
ir lentamente caminando al templo 
la vasta procesión, do la aguardaban 
sacerdotes horribles, salpicados 
con sangre humana rostros y vestidos.

Con profundo estupor el pueblo esclavo 
las bajas frentes en el polvo hundía, 
y ni mirar a su señor osaba, 
de cuyos ojos férvidos brotaba 
la saña del poder.

Tales ya fueron 
tus monarcas, Anáhuac, y su orgullo, 
su vil superstición y tiranía 
en el abismo del no ser se hundieron.

Sí, que la muerte, universal señora, 
hiriendo a par al déspota y esclavo, 
escribe la igualdad sobre la tumba. 
Con su manto benéfico el olvido 
tu insensatez oculta y tus furores 
a la raza presente y la futura.

Esta inmensa estructura 
vio a la superstición más inhumana 
en ella entronizarse. Oyó los gritos 
de agonizantes víctimas, en tanto 
que el sacerdote, sin piedad ni espanto, 
les arrancaba el corazón sangriento; 
miró el vapor espeso de la sangre 
subir caliente al ofendido cielo, 
y tender en el sol fúnebre velo, 
y escuchó los horrendos alaridos 
con que los sacerdotes sofocaban 
el grito del dolor.

Muda y desierta 
ahora te ves, pirámide. ¡Más vale 
que semanas de siglos yazcas yerma, 
y la superstición a quien serviste 
en el abismo del infierno duerma! 
A nuestros nietos últimos, empero, 
sé lección saludable; y hoy al hombre 
que ciego en su saber fútil y vano 
al cielo, cual Titán, truena orgulloso, 
sé ejemplo ignominioso 
de la demencia y del furor humano.

“Yugo y Estrella”, Jose Marti.

15 noviembre, 2018

Cuando nací, sin sol, mi madre dijo: 
?Flor de mi seno, Homagno generoso 
De mí y del mundo copia suma, 
Pez que en ave y corcel y hombre se torna, 
Mira estas dos, que con dolor te brindo, 
Insignias de la vida: ve y escoge. 
Éste, es un yugo: quien lo acepta, goza: 
Hace de manso buey, y como presta 
Servicio a los señores, duerme en paja 
Caliente, y tiene rica y ancha avena. 
Ésta, oh misterio que de mí naciste 
Cual la cumbre nació de la montaña 
Ésta, que alumbra y mata, es una estrella: 
Como que riega luz, los pecadores 
Huyen de quien la lleva, y en la vida, 
Cual un monstruo de crímenes cargado, 
Todo el que lleva luz se queda solo. 
Pero el hombre que al buey sin pena imita, 
Buey vuelve a ser, y en apagado bruto 
La escala universal de nuevo empieza. 
El que la estrella sin temor se ciñe, 
¡Como que crea, crece! 
Cuando al mundo 
De su copa el licor vació ya el vivo: 
Cuando, para manjar de la sangrienta 
Fiesta humana, sacó contento y grave 
Su propio corazón: cuando a los vientos 
De Norte y Sur virtió su voz sagrada,? 
La estrella como un manto, en luz lo envuelve, 
Se enciende, como a fiesta, el aire claro, 
Y el vivo que a vivir no tuvo miedo, 
¡Se oye que un paso más sube en la sombra! 

?Dame el yugo, oh mi madre, de manera 
Que puesto en él de pie, luzca en mi frente 
Mejor la estrella que ilumina y mata.

La Guantanamera.Cuba.

5 noviembre, 2018

EL PENSAMIENTO DE JOSÉ MARTÍ: RESPUESTA A UNA ÉPOCA.

Resumen

La personalidad del cubano José Martí Pérez es conocida de una forma u otra en el mundo de habla hispana, sin embargo, su pensamiento aún no es del todo conocido pues casi siempre en los artículos en que se reseña, se reitera su labor como escritor y periodista a pesar de que con solo 42 años hubo de desempeñarse como pedagogo, crítico de arte, político, etc. Es precisamente la faceta política, la que desempeñó en función de lo que consideraba su máximo deber: la independencia de su patria, labor no analizada totalmente y sí limitada o tergiversada, al extraerse citas de sus contextos originales.
El artículo toma como punto de partida un esbozo sobre el contexto histórico en el que José Martí desarrolla su pensamiento y acción revolucionaria y a continuación se aborda, lo que el autor considera esencias del pensamiento del Apóstol y que se encuentran imbricadas en su proyecto que poco a poco fue conformando en su contacto con diversos escenarios en que vivió, como muestra fidedigna de la evolución de su pensamiento.

Abstract
Cuban National Hero’s Jose Marti personality is recognized in one way or another in the whole Spanish-speaking world, however his mind is not well known ’cause it’s always reiterated his work as a writer & journalist even though, when he died, he had played important rols as politician, diplomatic, art critic and even teacher. It is precisely the political side, which he dedicated most of his life in what he considered his foremost duty: The independence of his country, Cuba. Some of his political staments are now limited and even distorted, when are drawn from the original context.
The article takes, as its starting point, an outline on the historical content in which Marti developed his revolutionary thought and action, and then discusses what author considers “the Apostle essence”, sometimes embedded in his project, step by step molding and considering them, related with the moments and various scenarios in which he lived, as a reliable sample of the evolution of his thinking.

Palabras claves: independencia, república, hombre, estrategia martiana.

36952-fotografia-g

“[…] estoy convencido de que Martí pertenece a la exigua y preciosa estirpe de los fundadores de grandes creencias universales, y de que estamos asistiendo, en vísperas del llamado tercer milenio, al inicio apenas de su expresión, como se habla de la expansión de una galaxia. Por lo pronto él es, en condiciones a menudo sumamente arduas, el tesoro mayor y el mayor escudo de su pueblo inmediato, aquel en que naciera.”
Roberto Fernández Retamar

Dentro de toda una pléyade de patriotas en la historia de Cuba, José Martí es considerado el más universal de los cubanos, atributo merecido como resultado la dedicación de su vida en aras de la independencia de la patria y proyectar sobre esa base una cosmovisión de alcance excepcional en la medida que se enfrentaba y asimilaba los diferentes contextos socio histórico en los que tuvo que preparar lo que denominó guerra necesaria.

Diferentes autores cubanos han abordado el tema, destacándose el trabajo “José Martí: del liberalismo al democratismo antimperialista”[1] de Isabel Monal, donde por primera vez se analiza a partir de una periodización, el pensamiento martiano en su evolución interna estableciendo el tránsito del liberalismo burgués al democratismo antimperialista e “Historia, cultura y política en el pensamiento revolucionario martiano”[2] de Olivia Miranda Francisco, la que expone los nexos que el Maestro establece entre historia, cultura y política y su aplicación en la comprensión de la sociedad de su época, como resultado de un proceso complejo de maduración.

Es significativo como el pensamiento del Apóstol muestra, tanto en sus textos como en su práctica social, una dialéctica, como resultado de la comprensión de tres direcciones[3]fundamentales: los vínculos que se revelan con el pensamiento de sus predecesores cubanos; las relaciones –de aproximación o de alejamiento- con la época histórica en que Martí está insertado y sus concepciones centrales coherentes del historicismo martiano.

Ante todo es necesario delimitar el contexto histórico en el que José Martí desarrolla su pensamiento y su acción revolucionaria:

  • Período de transición: su nacimiento en 1853, está signado por el anexionismo, y las corrientes reformistas. A partir de 1868 se elevan a un primer plano, en el plano de las formas de la conciencia social, el pensamiento político y social, pasando a ocupar un lugar importante los ideales de emancipación humana y de liberación nacional en antagonismo con las corrientes anteriormente mencionadas.
    • El enfoque hombre-mundo que tiene a partir de 1868, los nexos prácticos transformadores entre el individuo y la sociedad, se entroncan en una época donde además de las ideas de la ilustración y el liberalismo confluyen el espiritualismo, krausismo, positivismo, materialismo científico natural, darwinismo social, populismo, socialismo utópico, anarcosindicalismo y las ideas socialistas provenientes de Europa.
    • La figura de José Martí, que fue capaz de asumirle enfoque hombre-mundo en el contexto existente en Cuba, marcado por la contradicción colonia-metrópolis, bajo los designios del espíritu fatalista imperante en un sector no despreciable de los amantes de la libertad.
    • El escenario desarrollado en los Estados Unidos como resultado de la necesidad de desarrollar las relaciones de producción capitalistas, teniendo enla Guerra de Secesión el punto que marca, sustancialmente, el decursar histórico de esa nación y trazó las perspectivas de su desarrollo enla Modernidad:
      • Desarrollo el capitalismo en su expansión imperial, en medio del auge del monopolio, ímpetu de la industrialización y de las finanzas.
      • América devenía bocado para la voracidad imperial: la guerra contra México, anterior a su propia contienda civil, y se expresaba en la Doctrina Monroe.

Teniendo presente estas premisas se pudiera preguntar ¿Cómo desentrañar ese pensamiento? Sin dudas consideramos ineludible tener en consideración dos aspectos fundamentales: las posibles etapas o períodos en que investigadores han estructurado su vida y obra y la consideración del método histórico para su análisis.

Dos han sido las periodizaciones consultadas, la propuesta por Isabel Monal en la obra citada y la que elabora Denia García Ronda.[4] Resultando de interés destacar que ambas coinciden en enmarcar los años 1885-1887 como la concreción de la maduración y el tránsito hacia la radicalización de su pensamiento que tiene como expresión máxima la creación del Partido Revolucionario Cubano (PRC) dirigido al logro de la unidad como esencia necesaria para la culminación del proyecto continental de liberación nacional iniciado por Bolívar en la primera mitad del siglo XIX. Coincidimos en que es en este período en que Martí se aleja en lo fundamental del liberalismo  y asume el democraticismo antimperialista profundamente revolucionario como expresa Olivia Miranda.[5]

Tomando en consideración lo  expuesto por las autoras y dentro de la vasta obra desarrollada por el pensador cubano que gira en torno a su ideal independentista, se propone considerar algunas esencias que se encuentran imbricadas en su proyecto que poco a poco fue conformando como muestra fidedigna de la evolución de su pensamiento:

  • Concepción sobre la independencia.
  • Concepción acerca del hombre.
  • Posición respecto a los Estados Unidos.
  • Su república.

 

CONCEPCIÓN SOBRE LA INDEPENDENCIA.

Evidencias de la labor revolucionaria, próximo a cumplir 16 años, como el soneto “10 de octubre”, el Diablo Cojuelo –en su único número, permiten apreciar la fuerza que despertaba en el adolescente José Martí, los aires de libertad que llegaba desde los campos cubanos de la región oriental del país.

Sin vacilación alguna, se conoce de un antecedente que marca al niño de nueve años, en su estancia en la zona del Hanábana, el juramento ante un negro esclavo ahorcado de “[…] lavar con su vida el crimen.”[6] Cabría admitir la duda ante esta expresión, sin embargo, toda una obra sustentada en la eticidad del deber y sacrificio demostraron la estirpe de quien sería el Héroe Nacional de Cuba.

La influencia del maestro Rafael María de Mendive, continuador de la irradiación del colegio de José de la Luz y Caballero, marca un período donde forma parte de la representación de la juventud cubana de la capital, comprometida con la gesta iniciada el 10 de octubre de 1868 y que culminaría como consecuencia de ser penado al presidio político. Quedaba para Martí bien definido la cuestión de la patria como colonia y lo que creía la única solución: la independencia.

Es en España, en el seno de la metrópolis, donde da a conocer los horrores del presidio por él vivido y en el que enuncia que las ideas del bien y el sacrificio serán las banderas que enarbolará en su lucha anticolonialista. También percibirá cómo en el intento de instaurar la república, se mantiene la esencia colonialista hacia su patria y es allí donde al terminar sus estudios universitarios, complementará su formación con la influencia de la filosofía del krausismo español, de los clásicos de la lengua y de los valores humanos y democráticos del pueblo español.[7]

En la propia metrópolis, con solo 20 años, expresa con firmeza y con mayor claridad, la necesidad de la independencia de su patria al señalar “Cuba reclama la independencia a que tiene derecho por la vida propia que sabe que posee, por la enérgica constancia de sus hijos, por la riqueza de su territorio, por la natural independencia de éste, y, más que por todo, y esta razón está sobre todas las razones, porque así es la voluntad firme y unánime del pueblo cubano.”[8]

Su estancia en las nacientes repúblicas de América Latina, le posibilitó la existencia de problemas no resueltos, muchos heredados de siglos de colonización y otros nuevos, le permitieron configurar el sentimiento de solidaridad hacia ellos y llegar a la conclusión de que este modelo no podría ser aplicado para la patria.

La residencia durante 15 años en los Estados Unidos permite al Maestro tener la perspectiva de dos Américas diferentes desde la óptica histórica y espiritual, cuestión que denuncia en el discurso “Madre América” y en el ensayo “Nuestra América”, percibe el proceso que se está gestando, la necesaria expansión declarada hacia el exterior y la situación de peligro inminente para nuestros pueblos.

Martí llega a una conclusión que se convertirá en sentencia: “Peleamos en Cuba, para asegurar, con la nuestra, la independencia hispanoamericana”.[9] Muestra aquí el Maestro, de forma genial, cabal comprensión del fracaso del proyecto nacional liberador soñado por el Libertador Simón Bolívar. Caudillismos, fraccionamientos políticos, problemas sociales agudizados donde el indio, el negro y el mestizo se habían visto traicionados y sometimiento económico entre otros males le habían permitido aseverar que “en un día no se hacen repúblicas”.[10]

Y teniendo la convicción de qué hacer una vez lograda la derrota del colonialismo español predicaba la necesidad de la necesaria fundamentación del hombre de la república soñada como un nuevo proyecto sociocultural y emite sus juicios en función de la preparación de un hombre nuevo, como constante, concibiendo la libertad individual en función del deber social, pues para Martí era inadmisible alcanzar la libertad, dicha y felicidad sin que este cumpliera con su deber: ser útil, noble, virtuoso y digno, no para provecho personal, sino para hacer la mayor suma de mejor obra posible.[11] Y solo con el cumplimiento del deber es que el hombre trasciende más allá del tiempo, pues “No se vive para hoy, […], sino para mañana. Toda la vida es deber”,[12] sentido este que lleva al extremo máximo al escribir a su amigo Mercado “ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber”.[13]

 

CONCEPCIÓN ACERCA DEL HOMBRE.

Es imposible obviar como desde su arribo a México logró percatarse de la supervivencia colonial en la esfera sociocultural y político-institucional en las nacientes repúblicas y su constante preocupación en el papel de la formación de las nuevas generaciones que el momento exigía en el continente para realizar los correspondientes cambios que lo situarán a la altura de su época. Este constituye uno de los hitos fundamentales donde se reclamaba el conocimiento del hombre latinoamericano de sí mismo y la correspondiente visión de la originalidad de la problemática sociocultural del mundo en que vive.

En esta problemática desempeña un lugar excepcional sus concepciones acerca del hombre, donde expone sus ideas acerca del hombre-fiera, el hombre-bestia y el hombre-hombre.[14] Concepciones estas que rompen con el denominado darwinismo social al precisar la fuerza del hombre desde el punto de vista espiritual, lo que posibilita el auto reconocimiento y autoformación como consecuencia de la influencia del mundo en que se desarrolla precisando “[…] Los hombres son productos, expresiones, reflejos. Viven en lo que coinciden con su época o en lo que se diferencian marcadamente de ella […] no es aire sólo lo que les pesa sobre los hombros, sino pensamiento.”[15]

Momento esencial del tratamiento de los soportes ético-morales del proyecto social martiano, lo encontramos en el presupuesto de la dignidad de todo ser humano. Martí expresó esa concepción suya, de modo que no dejaba lugar a dudas, sobre la relación que establecía entre dignidad y justicia social: “[…] si en las cosas de mi patria, me  fuera dado preferir un bien a todos los demás, un bien fundamental, que de todos los del país fuera base y principio, y sin el que los demás bienes serían falaces e inseguros, ese sería el bien que yo preferiría: yo quiero que la ley primera de nuestra república sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”.[16]

 

POSICIÓN RESPECTO A LOS ESTADOS UNIDOS.

Es conocida la frase expresada por Martí a su llegada a Los Estados Unidos en 1880 y que aparece publicada en The Tour de Nueva York para mostrar el sentimiento expresado por el Apóstol sobre ese país al declarar “Estoy, al fin, en un país donde cada uno parece ser su propio dueño. Se puede respirar libremente, por ser aquí la libertad fundamento, escudo, esencia de la vida […] Nunca sentí sorpresa en ningún país del mundo que visité. Aquí quedé sorprendido […]”[17], sin embargo, no siempre se admite que en el propio contenido subraya el impacto que ciertos problemas sociales llegan a él como la situación de la emigración, el papel de los políticos hacia la nación y el hombre que se estaba formando en esa gigantesca nación, señalando que “[…] El poder material, como el de Cartago, si crece rápidamente, rápidamente declina. Si este amor de riqueza no está temperado y dignificado por el ardiente amor de los placeres intelectuales, -si la benevolencia hacia los hombres, la pasión por cuanto es grande, la devoción por todo lo que significa sacrificio y gloria, alcanza parejo desenvolvimiento al de la fervorosa y absorbente pasión del dinero […]La vida necesita raíces permanentes: la vida es desagradable sin los consuelos de la inteligencia, los placeres del arte y la intima recompensa que la bondad del alma y los primores del gusto nos proporcionan.”[18]

Si bien ha encontrado una situación totalmente diferente a la existente en la Cuba colonial, la vivida en Europa e incluso en los países visitados de la América hispana, quedaba planteada en este momento inicial, una tesis que poco a poco irá desarrollando en la medida que fuese comprendiendo el proceso que se gestaba en los Estados Unidos, la deshumanización que creaba una sociedad que imperativamente se monopolizaba y que devoraba a sus hombres, cuestión que se alejaba de sus concepto de hombre y de sociedad a la que aspiraba.

Al analizar la política exterior de los Estados Unidos encuentra cómo los intereses norteamericanos eran manifiestamente contrarios a su anhelo de independencia. Durante todo el siglo XIX y marcadamente en su segunda mitad, se contraponían dichos intereses, a las aspiraciones y sueños de Bolívar, tema que Martí llegó a conocer muy bien, porque “desde la cuna soñó en estos dominios el pueblo del Norte”, que apenas liberadas las trece colonias “[…] y cuando un pueblo rapaz de raíz, criado en la esperanza y certidumbre de la posesión del continente, llega a serlo, con la espuela de los celos de Europa y de su ambición de pueblo universal, como la garantía indispensable de su poder futuro, y el mercado obligatorio y único de la producción falsa que cree necesario mantener, y aumentar para que no decaigan su influjo y su fausto, urge ponerle cuantos frenos se puedan fraguar, con el pudor de las ideas, el aumento rápido y hábil de los intereses opuestos, el ajuste franco y pronto de cuantos tengan la misma razón de temer, y la declaración de la verdad. La simpatía por los pueblos libres dura hasta que hacen traición a la libertad; o ponen en riesgo la de nuestra patria. Pero si con esas conclusiones.”[19]

Los elementos antes expuestos —y otros que siguen a continuación— justifican la existencia de objetivos estratégicos a ser perseguidos de forma inmediata, ante la inminencia del desbordamiento norteamericano. Son precisamente éstos los que conforman el plan mínimo — plan a corto plazo— de la estrategia martiana.

 

SU REPÚBLICA.

Y su visión de no limitarse a la lucha por la independencia patria sino qué hacer una vez logrado derrotar al ejército colonialista español lo constituiría “[…] el primer afán de la libertad en Cuba sería, al día siguiente del triunfo, salir a sembrar trabajadores. El necio desdeña la riqueza pública; o pretende mantener la riqueza de unos sobre la miseria de los más. La guerra se ha de hacer para acabar de un tajo, con esa inquietud; para poner los productos de la Isla sin trabas ni menjurjes, en sus mercados naturales; para dar suelo propio y permanente a las industrias cubanas”.[20]

Podemos apreciar así, como se define en la obra martiana el fundamento del desarrollo autóctono, a través del trabajo, del amor al trabajo. Este valor como explica el Maestro, es base y fundamento, no sólo del desarrollo autóctono, sino además de la justicia social y la independencia.

Acerca del trabajo y el amor al trabajo como bases para alcanzar el bienestar y la felicidad son elocuentes los artículos de Martí sobre educación, ya que entendió al trabajo como principal medio para la formación de un hombre física y espiritualmente desarrollado, debido a lo cual nos legó sentencias como esta: “El hombre crece con el trabajo que sale de sus manos”.[21]

Queda como elemento conclusivo exponer que la larga ruta tomada por la estrategia de liberación y antimperialista diseñada por José Martí —valga reiterar: Antillas-América-el mundo—, como el más largo de los caminos, comienza por el primer paso, que en el asunto que nos ocupa es, precisamente, Cuba. Esta razón, y no otras ligadas a vicios nacionalistas que le fueron ajenos, le permite afirmar en 1894: “Un error en Cuba, es un error en América, es un error en la humanidad moderna. Quien se levanta hoy con Cuba se levanta para todos los tiempos.”[22]

Sin embargo, una de las ideas esbozadas por el Maestro acerca de su concepción republicana y que ha recibido interpretaciones desde diferentes aristas es la expresada en su discurso conocido como Con todos y para el bien de todos[23] y que Cintio Vitier[24]esclarece al señalar:

“Llama la atención que en un discurso destinado a anunciar la buena nueva del decoro a «todos» los cubanos, de una República «con todos, y para el bien de todos», Martí objete y reproche enérgicamente nada menos que a siete grupos de compatriotas, de los cuales y a los cuales dice que «mienten». Estos grupos, indudablemente significativos en cuanto merecían tanto espacio en el discurso, eran: uno, los escépticos; dos, los que temían «a los hábitos de autoridad contraídos en la guerra», él había vivido esa realidad en México, en Guatemala, en Venezuela; tres, los que temían «a las tribulaciones de la guerra» (alusión al libro de Ramón Roa, A pie y descalzo, que es lo que va a provocar la carta de Enrique Collazo); cuatro, los que temían al llamado «peligro negro»; cinco, los que temían al español como ciudadano en Cuba; seis, los que, por temor al Norte y desconfianza de sí, se inclinaban hacia el anexionismo; y siete, los «lindoros» (aristócratas), los «olimpos» (oportunistas) y los «alzacolas» (intrigantes).”[25]

 

De esta forma José Martí con su capacidad iluminada levantaba su voz contra todo lo que escindiera, apartara o acorralara a los hombres[26], pero a la vez denunciaba de forma precisa a aquellos que hablando en nombre de la patria, se proyectaban de una forma u otra en contra de la verdadera independencia y de su proyecto de República nueva y democrática. En la lucha por su ideal de República no estarían presentes los  que por su propia voluntad se retiraran y contrapusieran al proceso transformador, imposible de alcanzar sin el bienestar de cada uno de los integrantes de la sociedad cubana, dentro y fuera del país. El Apóstol no podía concebir que su proyecto se diluyera en los males que había vivido personalmente en los países en los que había estado como consecuencia del exilio forzoso al que había sido obligado por las autoridades colonialistas españolas y los gobiernos desleales a sus pueblos.

Cabría preguntarse si este proyecto pensado y elaborado durante muchos años en cotidiano contraste con la práctica revolucionaria, hubiera podido cumplimentarse de no haber caído en combate con tan solo 42 años. Pero en la historia no es loable especular sobre qué o no hubiese ocurrido y sí hay una conclusión, él conocía a qué tendría que enfrentarse y en este aspecto coincido con lo planteado por Loyola al señalar: “El primero es este de las disidencias internas dentro del independentismo. Y también las diferencias culturales. Por ejemplo, para Máximo Gómez, el modelo de bienestar es el de la vida rural, donde se es feliz en un bohío en el campo, rodeado de animales y acostándose a las siete de la noche. Martí disfruta el puente de Brooklyn, la ciudad de dos millones de habitantes, los rascacielos ya surgientes, ir a comer al Delmónico, el teatro. Su visión del desarrollo nacional tiene que ser otra. Y el segundo enfrentamiento es el de los Estados Unidos contra el propio independentismo en sus distintas variantes y contra el no-independentismo, haciendo valer sus intereses de tipo personal.”[27]

Los acontecimientos posteriores demostrarían la viabilidad o no del proyecto martiano, las condiciones del siglo XX y los sujetos de la misma serían los encargados de materializar los proyectos que surgirían y que ineludiblemente tendrían un sustento en el pensamiento martiano.

Bibliografía

García Ronda, Denia (1982): “Orientaciones metodológicas para la asignatura Seminario Martiano”. La Habana.

Ibarra, Jorge (2008): “José Martí dirigente, político e ideólogo”. Centro de Estudios Martianos. La Habana.

Martí Pérez, José (1973): Obras Completas. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana.

Miranda Francisco, Olivia (2002): “Historia, Cultura y Política en el pensamiento revolucionario martiano”. Editorial Academia. La Habana.

Monal, Isabel (1973): “José Martí: del liberalismo al democratismo antimperialista”. La Habana: Editorial Casa de las Américas. Volumen 13, No. 76.

Santana Amargó, Juan L. (2003): “José Martí: concepciones acerca del hombre”. En: Martí: hacia todos los tiempos. Ediciones Luminaria. Sancti Spíritus.

Referencias

[1] (Monal, Isabel. José Martí: del liberalismo al democratismo antimperialista. La Habana: Editorial Casa de las Américas, 1973, volumen 13, No. 76.

[2] Miranda Francisco, Olivia. Historia, cultura y política en el pensamiento revolucionario martiano. La Habana: Editorial Academia, 2002.

[3] El autor coincide con lo que Julio Le Riverend denomina tres vertientes y que Olivia Miranda incluye como uno de los prólogos en su obra citada.

[4] García Ronda, Denia (1982) Orientaciones metodológicas para la asignatura Seminario Martiano.

[5] Ídem. p. 5

[6] Martí, José. Obras Completas (OC). La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1975. Tomo (T) XVI, p. 107.

[7] Cintio Vitier. Vida y obra del Apóstol José Martí. Centro de Estudios Martianos. La Habana, 2006, p. 18.

[8] Ídem. La República española ante la Revolución cubana.” Madrid, 15‑2‑1873 en OC T  I, p. 95.

[9] Ídem. Periódico Patria. Nueva York, 18‑6‑1892 en T 5,  p. 375.

[10] Ídem. “Los pobres de la tierra”. Periódico Patria en OC T 3, pp. 304-305.

[11] Ídem. Cuaderno de Apuntes. En OC T 21, p. 252.

[12] Ídem. “Carta a Juan Bonilla”. Agosto‑1890 en  OC T 1 p. 261.

[13] Ídem. “Carta a Manuel Mercado”. 18-5-1895 en OC T 4, p. 167.

[14] Ídem. T IX, p. 255.

[15] Idem. T XIII, p. 34.

[16] Ídem. “Discurso en el Liceo Cubano de Tampa”. 26 de noviembre de 1891 en OC T 4, p. 270.

[17] Ídem. “Impresiones de América”. The Tour. Nueva York, 10-7-1880 en OC T 19, pp. 106-107.

[18] Ídem. P. 107.

[19] Ídem. En OC T 6, p. 48.

[20] Ídem. “La Asamblea Económica” en OC T  p. 357.

[21] Ídem. “Trabajo manual en las escuelas” en OC T  p.285.

[22] Ídem. En OC t. 3, p. 143.

[23] Discurso pronunciado en el Liceo Cubano de Tampa, el 26 de noviembre de 1891.

[24] Cintio Vitier (1921-2009) destacado poeta, crítico, ensayista, investigador y narrador cubano.

[25] Vitier, Cintio (2006)  Entrevista en el sitio digital de la revista Alma Mater. Disponible  en: http://www.almamater.cu/sitio%20nuevo/sitio%20viejo/webalmamater/entrevistas/pag06/cintio.htm

[26] Hidalgo, Ibrahim (2001). La República Martiana. Disponible en:  http://www.josemarti.info/articulos/republica_martiana.html

[27] Loyola, Oscar (2003) Panel “Con todos y para el bien de todos” La idea de república en José Martí, celebrado en abril de 2003 en el Centro Cultural Cinematográfico ICAIC. Disponible en: http://www.google.com.cu/url?q=http://www.temas.cult.cu/debates/libro%25201/UJ1-01_Idea_de_republica_en_Marti.pdf&sa=U&ei=hKiSUMK5L6Sa0QH4uoHQAQ&ved=0CBQQFjAA&usg=AFQjCNFcEX8_RdAn3K_eF3xiYm3o2_4y0w

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Chang Ramírez, José: “El pensamiento de José Martí: respuesta a una época” en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, marzo 2013, en http://caribeña.eumed.net/pensamiento-jose-marti/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.

El pensamiento de José Martí: respuesta a una época


caribeña.eumed.net/pensamiento-jose-marti/

Translate this page

La personalidad del cubano José Martí Pérez es conocida de una forma u otra … El artículo toma como punto de partida un esbozo sobre el contexto histórico en el que José Martí desarrolla su pensamientoy … Roberto Fernández Retamar.

Missing: rf ‎| ‎Must include: ‎rf

 

Camila Cabello. Havana.

5 noviembre, 2018

Lección Uno
Independencia
o muerte.

Pensamiento de nuestra América. Autorreflexiones y propuestas Titulo
Fernández Retamar, Roberto – Autor/a; Autor(es)
Buenos Aires Lugar
CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales Editorial/Editor
2006 Fecha
Campus Virtual Colección
afroamericanos; cambio social; ideologias politicas; intelectuales; colonialismo;
movimientos sociales; historial social; imperialismo; indigenas; mujeres; America
Latina; Caribe;
Temas
Libro Tipo de documento
http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/clacso/formacion-virtual/20100721121022/retamar.
pdf
URL
Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.0 Genérica
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/deed.es
Licencia

(Fragmento)

OTROS ÁMBITOS
Aunque este no es un curso de filosofía ni de historia, inevitablemente
roza esas disciplinas. Así, en la lección inaugural se ofreció el ámbito
histórico en que se inserta el curso, y algo más sobre historia será inevitable
añadir en esta y otras lecciones. Ahora quisiera abordar otros
ámbitos. Inicialmente, el geográfico.
El ámbito geográfico de nuestra América, entre finales del siglo
XVIII y principios del XIX, era uno de los más vastos del planeta. Abarcaba
desde buena parte de lo que hoy es Estados Unidos hasta Tierra del
Fuego, más las islas del Caribe y otras. Sólo la superficie de lo que era
la Nueva España rebasaba los 4 millones de kilómetros cuadrados. Incluía
actuales estados como California, Arizona, Nevada, Nuevo México,
Texas. Primero este último, y luego los demás, fueron arrebatados a
México a mediados del siglo XIX por el creciente país del Norte. Las Trece
Colonias inglesas originales tenían, juntas, un territorio menor que
Venezuela y apenas la tercera parte de la Argentina. Y una ciudad como
el México de entonces era inimaginable en Estados Unidos.
Sin embargo, demográficamente, el nuestro era un continente
subpoblado, y en el cual la mayor parte de los habitantes no eran lo
que se han solido llamar blancos. De acuerdo con algunas fuentes, en la
América española (la mayoría de nuestra América), alrededor de 1800
Lección Uno
Independencia
o muerte
Pensamiento de nuestra América
24
había casi 14 millones de indígenas, varios millones de esclavos negros
y algo más de 3 millones de blancos. Estos últimos, pues, eran una
minoría. Y, de ellos, sólo el 5% eran españoles, los cuales, sin embargo,
detentaban el poder político y eclesiástico. El resto eran criollos. Las vicisitudes
del término criollo han sido estudiadas por José Juan Arrom.
Según él, la palabra surge en el portugués del Brasil en el siglo XVI.
Significaba “criado en un lugar”, es decir, no venido de fuera. Se aplicó
primero a los negros americanos (para distinguirlos de los africanos),
luego a animales y plantas oriundos de estas tierras, y por último
también a blancos de similares características. Pero hacia finales del
siglo XVIII y principios del XIX, había quedado casi exclusivamente
reservada a los considerados blancos americanos, como señal de su diferencia
con respecto a los metropolitanos. En cuanto a los indígenas,
los verdaderos descubridores de este Continente, y los africanos, que a
partir del siglo XVI empiezan a ser introducidos en calidad de esclavos,
fueron arrojados a la base de la pirámide social. Aunque de ellos, y los
numerosos mestizos, nos ocuparemos en lecciones posteriores, algo se
adelantará sobre todo a propósito del caso relevante de Haití.
Naturalmente, hechos como algunos de los anteriores implican
raíces autóctonas de la emancipación y de su correspondiente pensamiento.
Concretamente, la esclavitud, por una parte; y, por otra, el hecho
de que el poder político y eclesiástico estuviera en las manos de una
minoría de habitantes blancos no criollos, mientras estos se iban sintiendo
distintos de los metropolitanos. Alexander von Humboldt, quien
recorrió por la época distintas zonas de la América española, haciendo
sagaces observaciones, afirmó que los criollos blancos (o que se tenían por tales) ya no se consideraban españoles de ultramar, y decían: “Yo no
soy español, soy americano”, subrayando así su pertenencia a América,
un vocablo que todavía no había sido absorbido por el país del Norte
que casi no tiene nombre, sino definición: Estados Unidos de América.
Ello no quiere decir que se nieguen influencias foráneas, como las
provenientes de la guerra de independencia de las Trece Colonias y la
Revolución Francesa. Con ellas se inicia un ciclo de revoluciones donde
se inscriben las independentistas de nuestra América. Pero estas últimas
tenían razones propias, como las tempranas y constantes revueltas
de indígenas (la más relevante de las cuales fue la de Túpac Amaru a
finales del siglo XVIII), de esclavos negros (que en algunos países lograron
establecer enclaves autónomos, hasta la gran hazaña haitiana) y de
criollos blancos, como las revueltas comuneras del siglo XVIII. Ahora
bien: según José Luis Romero (1977), ellas no tenían pretensiones secesionistas,
siendo más bien émulos de “la democracia villana” de tradición
medieval, ejemplificada en obras como Fuenteovejuna, de Lope
de Vega. No debe dejar de mencionarse la expulsión de los jesuitas de
la América española en 1767. Se ha dicho que ellos inventaron la nos-
Roberto Fernández Retamar | Lección Uno
25
talgia de América. Fue significativa la Carta a los españoles americanos
de 1792, de Juan Pablo Viscardo, de origen peruano, que Francisco de
Miranda hizo publicar en 1799 y donde se clama ya abiertamente por la
independencia de Hispanoamérica.
LA PRIMERA INDEPENDENCIA DE NUESTRA AMÉRICA: DE LA
REVOLUCIÓN HAITIANA A AYACUCHO
Aunque en la última década del siglo XVIII y la primera del XIX no
faltaron en América textos (y aun acciones) que criticaban las políticas
metropolitanas y en algunos casos llegaban a propugnar la separación
política, la independencia de nuestra América se inicia, de manera
atípica, en lo que había sido la colonia francesa de Saint Domingue y
a que partir de su liberación, el 1º de enero de 1804, fue rebautizada
por sus libertadores con su nombre primigenio de Haití. Culminaba
así una gran revuelta de esclavos negros iniciada en 1791. Su razón
principal, pues, era interna: la espantosa esclavitud que la hacía probablemente
la colonia más rica del mundo. Pero sin duda influyó en
el hecho la Revolución que había estallado en la metrópoli francesa
en 1789 y tuvo profundas repercusiones en la isla. Hostigada esta
por enemigos de Francia, ávidos de aquella riqueza, un enviado de la
Revolución Francesa, Sonthonax, emite en agosto de 1793 el decreto
de emancipación de los esclavos del Norte. Se trata de una medida
de gran trascendencia, que lleva a los esclavos a un primer plano y
acaba transformando la vasta revuelta en una guerra que al cabo será
de independencia y encontrará dirigentes del calibre de Toussaint
L’Ouverture. Este último es encarcelado y llevado a Francia por el
ejército que Napoleón envía a la isla, al mando de su cuñado Leclerc,
con el fin de aplastar la revolución y restablecer la esclavitud. Pero
las tropas napoleónicas son derrotadas en 1803, antes que en Rusia
y España. Los ex esclavos haitianos habían asumido la gran divisa de
la Revolución Francesa en ascenso, “Libertad, igualdad, fraternidad”,
que Napoleón pisoteaba. La Revolución Haitiana, dijo Romero, fue el
“primer gran triunfo en Latinoamérica del principio de la igualdad”
(1977). El general en jefe, Jean-Jacques Dessalines, proclama la independencia
y anuncia un discurso donde se plantea: “Independencia
o muerte”, disyuntiva dramática que hemos dado como título a esta
lección. Tanto la proclama como el discurso deben haber sido escritos
por su secretario, Boisrond Tonnerre, pues Dessalines era analfabeto.
En general, los textos en que se expresan los criterios por los cuales
se luchaba son proclamas, discursos y constituciones (Fischer, 2003).
Así, en el tercer artículo de la constitución de Toussaint L’Ouverture,
de 1801, emitida cuando Saint Domingue era todavía colonia francesa,
se lee: “En este territorio no podrá haber esclavos. La servidumbre ha

Pensamiento de nuestra América
26
sido abolida para siempre. Todos los hombres nacen, viven y mueren
libres y franceses”. Acaso estas palabras se hacen eco de la hermosa
Declaración de los revolucionarios de las Trece Colonias del 4 de julio
de 1776. Con la diferencia de que en Haití sí había sido extinguida la
esclavitud, que perduró casi un siglo en Estados Unidos. La trascendencia
de la Revolución Haitiana es grande. Un historiador afirmó:
“Toussaint empezó donde Robespierre acabó”. En 1963, el escritor de
Trinidad y Tobago, C. L. R. James, llamó “De Toussaint L’Ouverture a
Fidel Castro” al epílogo de la nueva edición de su libro Los jacobinos
negros. Toussaint L’Ouverture y la revolución de Haití (James, 1938). Y
en 1970, en su obra De Cristóbal Colón a Fidel Castro: el Caribe, frontera
imperial, Juan Bosch (1970) comparó la acción de Sonthonax al
decretar, en un momento decisivo, la extinción de la esclavitud, con
la de Fidel Castro cuando proclamó el 16 de abril de 1961, la víspera
de la invasión mercenaria, el carácter socialista que había asumido la
revolución en Cuba. Los sucesos haitianos, y en general las repercusiones
de la Revolución Francesa en el Caribe, han sido temas de las
grandes novelas de Alejo Carpentier El reino de este mundo y El Siglo
de las Luces.
Si la Revolución Haitiana entusiasmó a los esclavos de las Antillas,
incluso por supuesto las hispanoamericanas, en cambio atemorizó a las
respectivas oligarquías. En el caso de Cuba, su guerra de independencia
no vino a estallar sino en 1868, y a reanudarse, ya en condiciones muy
distintas a las de los demás países del área, en 1895 (de lo que nos ocuparemos
en otra lección). En la Hispanoamérica continental, la chispa
que encendió las revoluciones fue el derrocamiento por Napoleón del
rey de España en 1808, lo que hizo que, tras distintos avatares, alrededor
de 1810 se iniciaran de norte a sur las guerras de independencia cuyos
dirigentes son harto conocidos: tales fueron los casos de Hidalgo y
Morelos en México, Bolívar y Sucre en Venezuela, San Martín y Moreno
en Argentina, O’Higgins en Chile, Artigas en Uruguay, y muchos más.
Tales guerras no siempre contaron con componentes iguales, aunque
todas aspiraban a la independencia con respecto a España, y por lo
general se proponían independizar no a una zona, sino a lo que era
la América española en su conjunto. Ello explica que algunas grandes
figuras (como Bolívar, San Martín y Sucre) pelearan en más de uno delos actuales países. O que el Grito de Dolores, que proclamó la independencia
mexicana, fuera “¡Viva México! ¡Viva América!”. O, en fin,
el Congreso de Panamá, proyectado por Bolívar en 1824 (el año en que
la victoriosa batalla de Ayacucho selló la independencia de la Hispanoamérica
continental) y realizado en 1826, para que “las repúblicas
americanas, antes colonias españolas, tengan una base fundamental”.
Por desgracia, tal Congreso no obtuvo su propósito, ni se mantuvo la
unidad deseada, sobre lo que se hablará después.

Ver curso completo en pdf:

http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/formacion-virtual/20100721121022/retamar.pdf

PDF]

Pensamiento de nuestra América. Autorreflexiones y propuestas Titulo …


biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/formacion-virtual/…/retamar.pdf

Translate this page

by RF Retamar – ‎Cited by 12 – ‎Related articles

Pensamiento de nuestra AméricaAutorreflexiones y propuestas. Roberto Fernández Retamar. ISBN: 987-1183-35-6. Buenos Aires: CLACSO, enero de 2006.

You’ve visited this page 3 times. Last visit: 11/12/18

Trojan Horse. Troy.

5 noviembre, 2018

BOOK] Nuestra América y el occidente
RF Retamar – 1978 – academia.edu
Roberto Fernández Retamar (1930), poeta y ensayis ta cubano, ha rescatado para la
realidad que ha origina do, y está originando la Revolución Cubana, expresiones de la
historia y cultura cubanas y latinoamericanas. En este sentido realiza el proyecto que se ha …
Cited by 181 Related articles

http://ru.ffyl.unam.mx/bitstream/handle/10391/2954/10_CCLat_1978_Fernandez_Retamar.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Troy.

5 noviembre, 2018

Caliban: notas hacia una discusión de la cultura en nuestra América.

Caliban y otros ensayos
Roberto Fernández Retamar 

Traducido por Edward Baker 
Prólogo de Fredric Jameson 

Este artículo apareció por primera vez en Casa de Las Américas (La Habana), 68 (septiembre-octubre de 1971). Es esa revista, y esa cuestión específicamente, a la que se refiere el autor en el texto.

Una pregunta

Un periodista europeo, y además de izquierdista, me preguntó hace unos días: “¿Existe una cultura latinoamericana?” Naturalmente, discutimos la reciente polémica sobre Cuba que terminó al confrontar, por un lado, a ciertos intelectuales burgueses europeos (o aspirantes a ese estado) con una nostalgia colonialista visible; y, por otro lado, ese cuerpo de escritores y artistas latinoamericanos que rechazan formas abiertas o veladas de colonialismo político y cultural. La pregunta me pareció revelar una de las raíces de la polémica y, por lo tanto, también podría expresarse de otra manera: “¿Existes?” Porque cuestionar nuestra cultura es cuestionar nuestra propia existencia, nuestra propia realidad humana y, por lo tanto, estar dispuestos a defender nuestra condición colonial irremediable. ya que sugiere que seríamos un eco distorsionado de lo que ocurre en otros lugares. Esto es, por supuesto, la metrópolis, los centros colonizadores, cuyas “alas derechas” nos han explotado y sus supuestas “alas izquierdas” han fingido y continúan pretendiendo guiarnos con piadosa solicitud, en ambos casos con la ayuda de intermediarios locales. de diferentes persuasiones.

Si bien este destino lo sufren, hasta cierto punto, todos los países que emergen del colonialismo, aquellos países nuestros que los intelectuales metropolitanos emprendedores han denominado injustamente y sucesivamente bárbaros, pueblos de color, países subdesarrollados, Tercer Mundo, creo que el fenómeno alcanza una singular crudeza. Con respecto a lo que Martí llamó “nuestra América mestiza “. Aunque la tesis de que todo hombre e incluso cada cultura es mestiza.podría defenderse fácilmente y, aunque esto parece especialmente válido en el caso de las colonias, es evidente que tanto en sus aspectos étnicos como culturales, los países capitalistas alcanzaron hace mucho tiempo una relativa homogeneidad. Casi ante nuestros ojos se han hecho ciertos reajustes. La población blanca de los Estados Unidos (diversa, pero de origen europeo común) exterminó a la población aborigen y empujó a la población negra a un lado, ofreciéndose así homogeneidad a pesar de la diversidad y ofreciendo un modelo coherente que sus discípulos nazis intentaron aplicar incluso a otros Conglomerados europeos: un pecado imperdonable que llevó a algunos miembros de la burguesía a estigmatizar en Hitler lo que aplaudieron como un saludable desvío dominical en las películas del oeste y Tarzán. Esas películas se propusieron al mundo, e incluso a los que somos parientes de las comunidades atacadas y que nos regocijamos por la evocación de nuestro propio exterminio: los monstruosos criterios raciales que han acompañado a los Estados Unidos desde sus inicios hasta el genocidio. en indochina. Menos evidente (y en algunos casos quizás menos cruel) es el proceso mediante el cual otros países capitalistas también han logrado una relativa homogeneidad racial y cultural a expensas de la diversidad interna.

Tampoco se puede establecer una relación necesaria entre el mestizaje.[“mezcla racial, mezcla racial” – ed. nota] y el mundo colonial. Este último es altamente complejo a pesar de las afinidades estructurales básicas de sus partes. Ha incluido países con culturas milenarias bien definidas, algunas de las cuales han sufrido (o están sufriendo) ocupación directa (India, Vietnam) y otras han sufrido ocupación indirecta (China). También comprende países con culturas ricas pero con menos homogeneidad política, que han sido sometidos a formas de colonialismo extremadamente diversas (el mundo árabe). Hay otros pueblos, finalmente, cuyas estructuras fundamentales fueron salvajemente dislocadas por la terrible actividad de los europeos, a pesar de lo cual continúan preservando cierta homogeneidad étnica y cultural (África negra). (De hecho, esto último ha ocurrido a pesar de que los colonialistasEl mestizaje existe naturalmente en mayor o menor grado, pero siempre es accidental y siempre está al margen de la línea central del desarrollo. 

Pero dentro del mundo colonial existe un caso único para todo el planeta : una vasta zona para la cual el mestizajeno es un accidente, sino la esencia, la línea central: nosotros mismos, “nuestro mestizo”.América “. Marti, con su excelente conocimiento del idioma, empleó este adjetivo específico como signo distintivo de nuestra cultura: una cultura de descendientes, tanto étnica como culturalmente, de aborígenes, africanos y europeos. En su” Carta de Jamaica “(1815), el Libertador, Simón Bolívar, había proclamado:” Somos una pequeña especie humana: poseemos un mundo rodeado de vastos mares, nuevos en casi todas sus artes y ciencias “. En su mensaje al Congreso de Angostura. (1819), agregó:

Tengamos en cuenta que nuestra gente no es ni europea ni norteamericana, sino un compuesto de África y América en lugar de una emanación de Europa; porque incluso España fracasa como pueblo europeo por su sangre africana, sus instituciones y su carácter. Es imposible asignarnos con exactitud a una familia humana específica. La mayor parte de los pueblos nativos ha sido aniquilada; El europeo se ha mezclado con el americano y el africano, y el africano se ha mezclado con el indio y el europeo. Nacidos del vientre de una madre común, nuestros padres, de origen y sangre diferentes, son extranjeros; todos difieren visiblemente en la epidermis, y esta disimilitud deja marcas de la mayor trascendencia. 

Incluso en este siglo, en un libro tan confundido como el propio autor pero lleno de intuiciones (La raza cósmica , 1925), el mexicano José Vasconcelos señaló que en América Latina se estaba forjando una nueva raza, “hecha con el tesoro de todos los anteriores, la carrera final, la raza cósmica”.

Este hecho singular se encuentra en la raíz de innumerables malentendidos. Las culturas china, vietnamita, coreana, árabe o africana pueden dejar al euro-norteamericano entusiasta, indiferente o incluso deprimido. Pero nunca se le ocurriría confundir a un chino con un noruego, o un bantú con un italiano; ni se le ocurriría preguntar si existen. Sin embargo, por otro lado, algunos latinoamericanos son tomados en ocasiones para aprendices, para borradores o para copias aburridas de europeos, incluso entre estos últimos blancos que constituyen lo que Marti llamó “la Europa europea”. De la misma manera, toda nuestra cultura se toma como un aprendizaje, un borrador o una copia de la cultura burguesa europea (“una emanación de Europa”, como dijo Bolívar). Este último error es más frecuente que el primero, ya que la confusión de un cubano con un inglés, o un guatemalteco con un alemán, tiende a verse obstaculizado por una cierta tenacidad étnica. Aquí elrioplatensesParece ser menos étnica, aunque no culturalmente, diferenciada. La confusión está en la raíz misma, porque como descendientes de numerosas comunidades indias, africanas y europeas, solo tenemos unos pocos idiomas con los cuales entendernos: los de los colonizadores. Mientras que otros coloniales o ex coloniales en centros metropolitanos hablan entre ellos en su propio idioma, los latinoamericanos continuamos usando los idiomas de nuestros colonizadores. Estas son las linguas francas capaces de ir más allá de las fronteras que ni las lenguas aborígenes ni las criollas logran cruzar. En este momento, como estamos discutiendo, como estoy discutiendo con esos colonizadores, ¿de qué otra manera puedo hacerlo excepto en uno de sus idiomas, que ahora es también nuestro idioma, y ​​con tantas de sus herramientas conceptuales, ¿Cuáles son ahora también nuestras herramientas conceptuales? Este es precisamente el clamor extraordinario que leemos en una obra del escritor de ficción más extraordinario que haya existido. EnLa Tempestad , la última obra de William Shakespeare, el Caliban deformado, esclavizado, robado de su isla, y entrenado para hablar por Prospero. Le reprocha a Prospero: “Usted me enseñó el idioma y mi beneficio no es / es, sé cómo Para maldecir. La plaga roja te libró / ¡Por aprender mi idioma! (1. 2.362-64).

Hacia la historia de Caliban

Caliban es el anagrama de Shakespeare para “caníbal”, una expresión que ya había usado para significar “antropófago”, en la tercera parte de Enrique IV y en Othello y que a su vez proviene de la palabra carib . Antes de la llegada de los europeos, a quienes resistieron heroicamente, los indios caribes eran los habitantes más valientes y guerreros de las tierras que ocupamos hoy. Su nombre sigue en el nombre del Mar Caribe (referido genialmente por algunos como el Mediterráneo americano, como si fuéramos a llamar al Mediterráneo el Caribe de Europa). Pero el nombre caribe en sí mismo, así como en su deformación, caníbal.Se ha perpetuado ante los ojos de los europeos sobre todo como una difamación. Es el término en este sentido que Shakespeare toma y desarrolla en un símbolo complejo. Debido a su importancia excepcional para nosotros, será útil rastrear su historia con cierto detalle. 

En el Diario de Navegación.[Cuadernos de navegación] de Colón aparecen los primeros relatos europeos de los hombres que debían llevar el símbolo en cuestión. El domingo 4 de noviembre de 1492, menos de un mes después de que Colón llegara al continente que se llamaría América, se inscribió la siguiente entrada: “También aprendió que lejos del lugar había hombres con un ojo y otros con perros”. bozales, que comían seres humanos ”. El 23 de noviembre, esta entrada: “[la isla de Haití], que dijeron era muy grande y que en ella vivían personas que tenían un solo ojo y otras llamadas caníbales, de las cuales parecían tener mucho miedo. “El 11 de diciembre se nota”. . . esa caniba se refiere, de hecho, a la gente de E1 Gran Can “, lo que explica la deformación sufrida por el nombre caribe.– también utilizado por Colón: en la misma carta del 15 de febrero de 1493, “fechado en la carabela de la isla de Canaria” en la que Colón anuncia al mundo su “descubrimiento”, escribe: “No he encontrado, entonces, tampoco monstruos ni noticias de ninguna, excepto por una isla [Quarives], la segunda al ingresar a las Indias, que está poblada por personas detenidas por todos en las islas que son muy feroces, y que comen carne humana ”. 

Esta imagen del caribe / caníbal Contrasta con otro del hombre americano presentado en los escritos de Colón: el de los arauacos de las Antillas Mayores, nuestro taíno.Indio principalmente, a quien describe como pacífico, manso e incluso timorato y cobarde. Ambas visiones del aborigen estadounidense circularán vertiginosamente por toda Europa, y cada una llegará a conocer su propio desarrollo particular: el taín se transformará en el habitante paradisíaco de un mundo utópico; Para 1516 Thomas More publicará su Utopía, cuyas similitudes con la isla de Cuba han sido indicadas, casi al punto de éxtasis, por Ezequiel Martínez Estrada. El caribe, por otro lado, se convertirá en un caníbal.–un antropófago, un hombre bestial situado en los márgenes de la civilización, que debe oponerse a la muerte misma. Pero hay menos contradicción de la que podría parecer a primera vista entre las dos visiones; constituyen, simplemente, opciones en el arsenal ideológico de una burguesía emergente y vigorosa. Francisco de Quevedo tradujo “utopía” como “no hay tal lugar”. Con respecto a estas dos visiones, uno podría agregar: “No hay tal hombre”. La noción de una criatura edénica comprende, en términos más contemporáneos, una hipótesis de trabajo para la izquierda burguesa, y, como tal, ofrece un modelo ideal de la sociedad perfecta libre de las constricciones de ese mundo feudal contra el que la burguesía lucha de hecho. . Generalmente hablando, La visión utópica arroja sobre estas tierras proyectos de reformas políticas no realizadas en los países de origen. En este sentido, su línea de desarrollo está lejos de extinguirse. De hecho, se encuentra con ciertos perpetuadores, además de sus perpetuos radicales, que son los revolucionarios consecuentes, en los numerosos asesores que proponen sin trabas a los países que emergen del colonialismo fórmulas mágicas del mundo. Metrópolis para resolver los graves problemas que el colonialismo nos ha dejado y que, por supuesto, aún no han resuelto en sus propios países. No hace falta decir que estos defensores de “No hay tal lugar” están irritados por el hecho insolente de que el lugar existe y, naturalmente, tiene todas las virtudes y defectos no de un proyecto sino de una realidad genuina. En este sentido, su línea de desarrollo está lejos de extinguirse. De hecho, se encuentra con ciertos perpetuadores, además de sus perpetuos radicales, que son los revolucionarios consecuentes, en los numerosos asesores que proponen sin trabas a los países que emergen del colonialismo fórmulas mágicas del mundo. Metrópolis para resolver los graves problemas que el colonialismo nos ha dejado y que, por supuesto, aún no han resuelto en sus propios países. No hace falta decir que estos defensores de “No hay tal lugar” están irritados por el hecho insolente de que el lugar existe y, naturalmente, tiene todas las virtudes y defectos no de un proyecto sino de una realidad genuina. En este sentido, su línea de desarrollo está lejos de extinguirse. De hecho, se encuentra con ciertos perpetuadores, además de sus perpetuos radicales, que son los revolucionarios consecuentes, en los numerosos asesores que proponen sin trabas a los países que emergen del colonialismo fórmulas mágicas del mundo. Metrópolis para resolver los graves problemas que el colonialismo nos ha dejado y que, por supuesto, aún no han resuelto en sus propios países. No hace falta decir que estos defensores de “No hay tal lugar” están irritados por el hecho insolente de que el lugar existe y, naturalmente, tiene todas las virtudes y defectos no de un proyecto sino de una realidad genuina. ¿Quiénes son los revolucionarios consecuentes? En los numerosos asesores que proponen incansablemente a los países que emergen del colonialismo fórmulas mágicas de la metrópolis para resolver los graves problemas que el colonialismo nos ha dejado y que, por supuesto, aún no han resuelto en sus propios países. No hace falta decir que estos defensores de “No hay tal lugar” están irritados por el hecho insolente de que el lugar existe y, naturalmente, tiene todas las virtudes y defectos no de un proyecto sino de una realidad genuina. ¿Quiénes son los revolucionarios consecuentes? En los numerosos asesores que proponen incansablemente a los países que emergen del colonialismo fórmulas mágicas de la metrópolis para resolver los graves problemas que el colonialismo nos ha dejado y que, por supuesto, aún no han resuelto en sus propios países. No hace falta decir que estos defensores de “No hay tal lugar” están irritados por el hecho insolente de que el lugar existe y, naturalmente, tiene todas las virtudes y defectos no de un proyecto sino de una realidad genuina.

En cuanto a la visión del caníbal., corresponde, también en términos más contemporáneos, al ala derecha de esa misma burguesía. Pertenece al arsenal ideológico de los políticos de la acción, aquellos que realizan el trabajo sucio en cuyos frutos compartirán igualmente los encantadores soñadores de las utopías. El hecho de que los caribes fueran como Colón (y, después de él, una multitud interminable de seguidores) los describió es tan probable como la existencia de hombres de un solo ojo, hombres con hocico o cola de perro, o incluso las amazonas mencionadas por el explorador en las páginas donde la mitología grecorromana, el bestiario medieval y la novela de caballería juegan su papel. Se trata de la visión típicamente degradada que ofrece el colonizador del hombre que él está colonizando, que en algún momento creemos que esta versión solo demuestra en qué medida estamos infectados con la ideología del enemigo.caníbalNo a los aborígenes extintos de nuestras islas sino, sobre todo, al negro africano que apareció en esas vergonzosas películas de Tarzán. Porque es el colonizador quien nos une, quien revela las profundas similitudes que existen más allá de nuestras diferencias secundarias. La versión del colonizador nos explica que, debido a la irremediable bestialidad de los caribes, no había alternativa a su exterminio. Lo que no explica es por qué incluso antes de los caribes, los arauacos pacíficos y amables también fueron exterminados. Simplemente hablando, los dos grupos sufrieron conjuntamente uno de los más grandes etnocidios registrados en la historia. (No hace falta decir que esta línea de acción está aún más viva que la anterior). En relación con este hecho, siempre será necesario señalar el caso de aquellos hombres que, estando al margen tanto del utopismo (que no tiene nada que ver con la América real) como de la desvergonzada ideología del saqueo, se oponía a la conducta de los colonialistas y defendía apasionada, lúcida y valientemente la carne y la carne. aborigen de sangre En la vanguardia de tales hombres se encuentra la magnífica figura del padre Bartolomé de las Casas, a quien Bolívar llamó “el apóstol de América”. ya quien Marti exaltó sin reservas. Desafortunadamente, tales hombres eran excepciones.

Una de las obras utópicas europeas más difundidas es el ensayo de Montaigne “De los canibales”, que apareció en 1580. Allí encontramos una presentación de esas criaturas que “mantienen vivas y vigorosas sus genuinas, sus más útiles y naturales. virtudes y propiedades “. 

La traducción inglesa de los ensayos de Giovanni Floro se publicó en 1603. Floro no solo era un amigo personal de Shakespeare, sino que aún existe la copia de la traducción que Shakespeare poseía y anotaba. Este dato no sería de ninguna importancia, sino el hecho de que demuestra más allá de toda duda que los Ensayos fueron una de las fuentes directas de la última gran obra de Shakespeare, The Tempest(1612). Incluso uno de los personajes de la obra, Gonzalo, quien encarna al humanista del Renacimiento, en un momento deja de lado las líneas enteras de Montaigne de Floro, originándose precisamente en el ensayo sobre caníbales. Este hecho hace que la forma en que Shakespeare presenta su personaje Caliban / caníbal sea aún más extraña. Porque si en Montaigne, en este caso, como fuente literaria incuestionable para Shakespeare, “no hay nada bárbaro y salvaje en esa nación … excepto que cada hombre llama barbarie a lo que no sea su propia práctica”, en Shakespeare, en la otra mano, caliban / canibalEs un esclavo salvaje y deformado que no puede degradarse lo suficiente. Lo que ha sucedido es simplemente que al representar a Caliban, Shakespeare, un realista implacable, toma aquí la otra opción del emergente mundo burgués. Con respecto a la visión utópica, sí existe en la obra pero no está relacionada con Caliban; como se dijo antes, es expresado por el humanista armonioso Gonzalo. Shakespeare confirma así que ambas formas de considerar al estadounidense, lejos de estar en oposición, eran perfectamente reconciliables. En cuanto al hombre concreto, preséntalo disfrazado de animal, robale su tierra, esclavízalo para vivir de su trabajo y, en el momento oportuno, exterminalo; esto último, por supuesto, solo si hubiera alguien en quien pudiera depender para realizar las arduas tareas en su lugar. En un pasaje revelador, Próspero advierte a su hija que no podrían prescindir de Caliban: “No podemos extrañarle: él hace nuestro fuego, / Recoge nuestro bosque, y sirve en oficinas / que nos benefician” (1.2.311-13). La visión utópica puede y debe hacer sin hombres de carne y hueso. Después de todo, no hay tal lugar.

No hay duda en este punto que The Tempest alude a América, que su isla es la mitificación de una de nuestras islas. Astrana Maron, quien menciona el “ambiente claramente indio (americano) de la isla”, recuerda algunos de los viajes reales a lo largo de este continente que inspiraron a Shakespeare e incluso le proporcionaron, con ligeras variaciones, los nombres de algunos de sus personajes: Miranda, Fernando, Sebastián, Alonso, Gonzalo, Setebos. Más importante que esto es saber que Caliban es nuestro caribe. 

No estamos interesados ​​en seguir todas las lecturas posibles que se han hecho de este trabajo notable desde su aparición, y simplemente señalaremos algunas interpretaciones. El primero de ellos proviene de Ernest Renan, quien publicó su drama Caliban: Suite de “La Tempete”.en 1878. En este trabajo, Caliban es la encarnación de las personas que se presentan en su peor punto de vista, excepto que esta vez su conspiración contra Próspero es exitosa y logra poder, lo que la ineptitud y la corrupción seguramente evitarán que retenga. Próspero se esconde en la oscuridad a la espera de su venganza, y Ariel desaparece. Esta lectura se debe menos a Shakespeare que a la Comuna de París, que había tenido lugar solo siete años antes. Naturalmente, Renan fue uno de los escritores de la burguesía francesa que salvajemente tomó parte contra el prodigioso “asalto del cielo”. A partir de este evento, su sentimiento antidemocrático se endureció aún más. “En sus diálogos filosóficos “, nos dice Lidsky, “cree que la solución estaría en la creación de una élite.de seres inteligentes que solo gobernarían y poseerían los secretos de la ciencia “. Característicamente, el elitismo aristocrático y prefascista de Renan y su odio a la gente común de su país están unidos con un odio aún mayor por los habitantes de las colonias. Es instructivo Escúchelo expresarse a lo largo de estas líneas. 

Aspiramos [dice] no solo a la igualdad sino también a la dominación. El país de una raza extranjera debe ser nuevamente un país de siervos, de trabajadores agrícolas o de trabajadores industriales. No se trata de eliminar Las desigualdades entre los hombres, pero de ampliarlos y hacerlos ley. 

Y en otra ocasión:

La regeneración de las razas inferiores o bastardas por parte de las razas superiores está dentro del orden humano providencial. Con nosotros, el hombre común es casi siempre un noble declasse, su mano pesada es más adecuada para manejar la espada que la herramienta de baja categoría. En lugar de trabajar, elige pelear, es decir, regresa a su primer estado. Regere imperio populos, esa es nuestra vocación. Despliegue esta actividad que lo consume todo en países que, como China, claman en voz alta por la conquista extranjera … La naturaleza ha hecho una carrera de trabajadores, la raza china, con su maravillosa destreza manual y casi sin sentido de honor; gobernarlos con justicia, recaudándolos, a cambio de la bendición de tal gobierno, una amplia concesión para la raza conquistadora, y estarán satisfechos; una raza de cultivadores de la tierra, el negro – una raza de maestros y soldados,

No es necesario glosar estas líneas, que, como bien dice Cesaire, provienen de la pluma, no de Hitler, sino del humanista francés Ernest Renan. 

El destino inicial del mito de Caliban en nuestro propio territorio estadounidense es sorprendente. Veinte años después de que Renan publicara su Caliban , en otras palabras, en 1898, Estados Unidos intervino en la guerra de independencia cubana contra España y sometió a Cuba a su tutela, convirtiéndola en 1902 en su primera neocolonia (y la mantuvo hasta 1959), mientras que Puerto Rico y Filipinas se convirtieron en colonias de naturaleza tradicional. El hecho, que había sido anticipado por Marti años antes, movió a la intelligentsialatinoamericana. En otros lugares he recordado que “noventa y ocho” no es solo una fecha en español que da nombre a un complejo grupo de escritores y pensadores de ese país, sino que también es, y quizás lo más importante, una fecha en América Latina que debería servir. para designar a un grupo no menos complejo de escritores y pensadores de este lado del Atlántico, generalmente conocido por el vago nombre de los modernistas. Es “noventa y ocho”, la presencia visible del imperialismo norteamericano en América Latina, ya anunciada por Martí, que informa el trabajo posterior de alguien como Darío o Rodo. 

En un discurso pronunciado por Paul Groussac en Buenos Aires el 2 de mayo de 1898, tenemos un ejemplo temprano de cómo los escritores latinoamericanos de la época reaccionarían ante esta situación:

Desde la Guerra Civil y la brutal Invasión del Oeste [dice], el espíritu yanqui se había librado completamente de su cuerpo sin forma y “Calibanesco”, y el Viejo Mundo ha contemplado con inquietud y terror la nueva civilización que pretende suplantar a Nuestro Propios, declarados en decadencia.

El escritor franco-argentino Groussac siente que “nuestra” civilización (obviamente entendiendo por ese término la civilización del “Viejo Mundo”, de la cual los latinoamericanos seríamos, curiosamente, una parte) está amenazada por el yanqui calibanesque. Parece altamente improbable que el escritor argelino o vietnamita de la época, pisoteado por el colonialismo francés, hubiera estado dispuesto a suscribir la primera parte de ese criterio. También es francamente extraño ver el símbolo de Caliban, … en el que Renan podría ver con exactitud, aunque solo sea abusar, a las personas … que se aplican a los Estados Unidos. Pero, sin embargo, a pesar de este enfoque borroso, característica de la situación única de América Latina, la reacción de Groussac implica un claro rechazo del peligro yanqui por parte de los escritores latinoamericanos. Sin embargo, esta no es la primera vez que se expresa un rechazo de este tipo en nuestro continente. Aparte de los casos de escritores hispanos como Bolívar y Martí, entre otros, la literatura brasileña presenta el ejemplo de Joaquín de Sousa Andrade, o Sousandrade, en cuyo extraño poema,O Guesa Errante , la estrofa 10 está dedicada a “‘O infierno Wall Street”, “una Walpurgisnacht de corredores de bolsa corruptos, políticos mezquinos y empresarios”. Hay, además, José Verísimo, quien en un tratado de educación nacional de 1890 impugnó a los Estados Unidos con su “Los admiro, pero no los estimo”.

No sabemos si el uraguayan José Enrique Rodo, cuya famosa frase en los Estados Unidos “los admiro, pero no los amo”, coincide literalmente con la observación de Verissimo, sabía el trabajo de ese pensador brasileño, pero Es cierto que estaba familiarizado con el discurso de Groussac, partes esenciales de las cuales se reprodujeron en La Razón de Montevideo el 6 de mayo de 1898. Desarrollando y embelleciendo la idea descrita en ella, Rodo publicó en 1900, a la edad de veintinueve años, una de ellas. Las obras más famosas de la literatura latinoamericana: Ariel.. La civilización norteamericana se presenta allí implícitamente como Caliban (apenas mencionada en el trabajo), mientras que Ariel vendría a encarnar, o debería encarnar, lo mejor de lo que Rodo no dudó en llamar más de una vez “nuestra civilización” (223, 226). En sus palabras, al igual que en las de Groussac, esta civilización se identificó no solo con “nuestra América Latina” (239) sino también con la antigua Rumania, si no con el Viejo Mundo en su conjunto. La identificación de Caliban con los Estados Unidos, propuesta por Groussac y popularizada por Rodo, fue sin duda un error. Al atacar este error desde un ángulo, José Vasconcelos comentó que “si los Yankees fueran solo Caliban, no representarían ningún gran peligro”. Pero esto es, sin duda, de poca importancia, además del hecho relevante de que el peligro en cuestión se había señalado claramente. Como Benedetti observó acertadamente, “Quizás Rodo se equivocó al nombrar el peligro, pero no se equivocó al reconocer dónde se encontraba”.

Algún tiempo después, el escritor francés Jean Guehenno, quien, aunque seguramente estaba al tanto del trabajo del Rodo colonial, conocía por supuesto el trabajo de Renan de memoria, reafirmó la tesis de Caliban en su propio caliban parle [habla Caliban], publicado en París. en 1929. Esta vez, sin embargo, la identificación Renan de Caliban con la gente está acompañada por una evaluación positiva de Caliban. Uno debe estar agradecido con el libro de Guehenno, y se trata de lo único que merece la gratitud, por haber ofrecido por primera vez una versión atractiva del personaje. Pero el tema habría requerido que la mano o la rabia de un Paul Nizan se realizaran efectivamente. 

Mucho más agudas son las observaciones del argentino Aníbal Ponce, en su obra de 1935.Humanismo burgues y humanismo proletario . El libro, que un estudiante del pensamiento del Che conjetura debe haber ejercido influencia sobre este último, dedica el tercer capítulo a “Ariel; o, La agonía de una ilusión obstinada”. Al comentar sobre La tempestad., Ponce dice que “esos cuatro seres encarnan toda una era: Próspero es el déspota ilustrado que ama el Renacimiento; Miranda, su progenie; Caliban, las masas sufrientes [Ponce citará a Renan, pero no a Guehenno], y Ariel, el genio del aire sin ningún vínculo con la vida “. Ponce señala la naturaleza equívoca de la presentación de Caliban, una que revela” una enorme injusticia por parte de un maestro “. En Ariel ve al intelectual, huyó a Próspero en” menos gravoso y más crudo que Caliban, pero también a su servicio. “Su análisis de la concepción del intelectual (” mezcla de esclavo y mercenario “) acuñado por el humanismo del Renacimiento, un concepto que” enseñó como nada más podría ser una indiferencia a la acción. y una aceptación del orden establecido “.y que aún hoy es para los intelectuales en el mundo burgués, “el ideal educativo de las clases gobernantes”, constituye uno de los ensayos más penetrantes escritos sobre el tema en nuestra América.

Pero este examen, aunque realizado por un latinoamericano, todavía tenía en cuenta solo el mundo europeo. Para una nueva lectura de La tempestad, para una nueva consideración del problema, fue necesario esperar el surgimiento de los países coloniales, que comienza alrededor de la época de la Segunda Guerra Mundial. Esa abrupta presencia llevó a los ocupados técnicos de las Naciones Unidas a inventar, entre 1944 y 1945, el término área económicamente subdesarrollada para vestir con atuendo verbal atractivo (y profundamente confuso) lo que hasta entonces se había llamado área colonial o áreas atrasadas . 

Paralelamente a esta aparición, apareció en París en 1950 el libro de O. Mannoni, Psychologie de la colonization. Significativamente, la edición en inglés de este libro (Nueva York, 1956) se llamaría Prospero y Caliban: La psicología de la colonización.. Para abordar su tema, Mannoni ha creado, no menos, lo que él llama el “complejo Prospero”, definido como “la suma de esas tendencias neuróticas inconscientes que delinean al mismo tiempo la” imagen “del paternalista colonial y el retrato del racista cuya hija ha sido objeto de un intento [imaginario] de violación a manos de un ser inferior “. En este libro, probablemente por primera vez, Caliban se identifica con lo colonial. Pero la extraña teoría de que este último sufre de un “complejo Prospero” que lo lleva neuróticamente a exigir, incluso a anticipar, y naturalmente aceptar la presencia de Prospero / colonizador, es rechazada por Frantz Fanon en el cuarto capítulo (“The So- “Complejo de dependencia llamado de los pueblos colonizados”) de su libro Black Skin de 1952 ,

Aunque es (aparentemente) el primer escritor en nuestro mundo en asumir nuestra identificación con Caliban, el escritor barbadense George Lamming no puede romper el círculo trazado por Mannoni: Prospero [dice Lamming] le ha dado el lenguaje a Caliban; y con ello una historia de consecuencias no declarada, una historia desconocida de intenciones futuras. Este don del lenguaje significaba no el inglés en particular, sino el habla y el concepto como una forma, un método, una vía necesaria hacia áreas del yo que no se podían alcanzar de otra manera. Es así, enteramente la empresa de Próspero, lo que hace que Caliban esté al tanto de las posibilidades. Por lo tanto, todo el futuro de Caliban (para el futuro es el nombre mismo de las posibilidades) debe derivarse del experimento de Próspero, que también es su riesgo. Siempre que no haya una salida extraordinaria que explote todas las instalaciones de Prospero,

En la década de 1960, la nueva lectura de La tempestad finalmente estableció su hegemonía. En el mundo viviente de Shakespeare(1964), el inglés John Wain nos dirá que Caliban tiene el camino de los pueblos explotados en todas partes, expresado de manera conmovedora al comienzo de una ola de colonización europea de trescientos años; incluso el salvaje más bajo desea que lo dejen solo en lugar de que lo “eduquen” y lo hagan trabajar para otra persona, y hay una justicia innegable en su queja: “Porque yo soy todos los sujetos que tiene, / que alguna vez fueron míos”. Rey.” Prospero responde con la inevitable respuesta del colono: Caliban ha adquirido conocimiento y habilidad (aunque recordamos que él ya sabía cómo construir presas para atrapar peces y también para extraer las nueces de cerdo del suelo, como si esto fuera lo de los ingleses). campo). Antes de ser empleado por Próspero, Caliban no tenía lenguaje: “… tú no lo hiciste, salvaje, / Conoce tu propio significado, pero querría decir algo como / una cosa más brutal “. Sin embargo, esta amabilidad ha sido recompensada con ingratitud. Caliban, que puede vivir en la celda de Prospero, ha hecho un intento de deslumbrar a Miranda. Cuando se lo recuerda con severidad, dice impertinentemente, con una una especie de carcajada, “Oh, ho! ¡Oh ho! … ¿Se habría hecho? / Me lo impidiste; Yo había poblado otra cosa / Esta isla con Calibans “. Nuestra propia edad [concluye Wain], que está muy dada a usar la horrible palabra” mestizaje “, no debería tener dificultades para entender este pasaje. ¡Oh ho! … ¿Se habría hecho? / Me lo impidiste; Yo había poblado otra cosa / Esta isla con Calibans “. Nuestra propia edad [concluye Wain], que está muy dada a usar la horrible palabra” mestizaje “, no debería tener dificultades para entender este pasaje. ¡Oh ho! … ¿Se habría hecho? / Me lo impidiste; Yo había poblado otra cosa / Esta isla con Calibans “. Nuestra propia edad [concluye Wain], que está muy dada a usar la horrible palabra” mestizaje “, no debería tener dificultades para entender este pasaje.

Al final de esa misma década, en 1969, y de una manera muy significativa, Caliban se sentiría orgulloso de nuestro símbolo por tres escritores antillanos, cada uno de los cuales se expresa en una de las tres grandes lenguas coloniales del Caribe. . En ese año, independientemente el uno del otro, el escritor martiniqueño Aime Cesaire publicó su obra dramática en francés Une tempete: Adaptation de “La Tempete” de Shakespeare pour un theatre negre ; El barbadense Edward Brathwaite, su libro de poemas Islas, en inglés, entre los cuales hay uno dedicado a “Caliban” y al autor de estas líneas, un ensayo en español, “Cuba hasta Fidel”, que discute nuestra identificación con Caliban. En la obra de Cesaire, los personajes son los mismos que los de Shakespeare. Ariel, sin embargo, es un esclavo mulato, y Caliban es un esclavo negro; Además, Eshze, aparece “un dios demonio negro”. La observación de Próspero cuando Ariel regresa, llena de escrúpulos, después de haber desencadenado, siguiendo las órdenes de Próspero pero en contra de su conciencia ganada, la tempestad con la que comienza el trabajo es realmente curiosa: “¡Vengan ahora! Próspero le dice: “¡Tu crisis! ¡Siempre es lo mismo con los intelectuales!” El poema de Brathwaite llamado “Caliban” está dedicado, de manera significativa, a Cuba: “En La Habana esa mañana …”

Nuestro simbolo

Nuestro símbolo entonces no es Ariel, como pensó Rodo, sino Caliban. Esto es algo que nosotros, los habitantes mestizos de estas mismas islas donde vivían Caliban, vemos con particular claridad: Próspero invadió las islas, mató a nuestros ancestros, esclavizó a Caliban y le enseñó su idioma para hacerse entender. ¿Qué más puede hacer Caliban pero usar ese mismo lenguaje? Hoy no tiene otro – para maldecirlo, para desear que la “plaga roja” caiga sobre él? No conozco otra metáfora más expresiva de nuestra situación cultural, de nuestra realidad. Desde Tupac Amaru, Tiradentes., Toussaint-Louverture, Simón Bolívar, Padre Hidalgo, José Artigas, Bernardo O’Higgins, Benito Juárez, Antonio Maceo y José Martí, a Emiliano Zapata, Augusto César Sandino, Julio Antonio Mella, Pedro Albizu Campos, Lázaro Cárdenas, Fidel Castro , y Ernesto Che Guevara, del Inca Garcilaso de la Vega, el Aleijadinho.La música popular de las Antillas, José Hernández, Eugenio María de Hostos, Manuel González Prada, Rubén Darío (sí, cuando todo esté dicho y hecho), Baldomero Lillo y Horacio Quiroga, al muralismo mexicano, Heitor Villa-Lobos, Cesar. Vallejo, José Carlos Mariátegui, Ezequiel Martínez Estrada, Carlos Gardel, Pablo Neruda, Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, Aime Cesaire, José María Arguedas, Violeta Parra y Frantz Fanon. ¿Cuál es nuestra historia, cuál es nuestra cultura, si no la Historia y cultura de Caliban?

En lo que respecta a Rodo, si es cierto que se equivocó en sus símbolos, como ya se ha dicho, no es menos cierto que pudo señalar con claridad al enemigo más grande de nuestra cultura en su época, y en la nuestra. – Y eso es enormemente importante. Las limitaciones de Rodo (y este no es el momento para dilucidarlas) son responsables de lo que vio de forma poco clara o que no pudo ver en absoluto. Pero lo que es digno de notar en su caso es lo que realmente vio y lo que siguió manteniendo una cierta cantidad de validez e incluso de virulencia.

A pesar de sus fallas, omisiones e ingenuidad [Benedetti también lo ha dicho], la visión de Rodo del fenómeno Yankee, situada rigurosamente en su contexto histórico, fue en su momento la primera plataforma de lanzamiento para otras formulaciones menos ingenuas, mejor informadas y más previsibles. …. la sustancia casi profética del Arielismo de Rodo aún conserva hoy una cierta cantidad de validez.

Estas observaciones son apoyadas por realidades indiscutibles. Los cubanos nos damos cuenta de que la visión de Rodo fomentó formulaciones posteriores, menos ingeniosas y más radicales cuando simplemente consideramos el trabajo de nuestro propio Julio Antonio Mella, en cuyo desarrollo fue decisiva la influencia de Rodo. En “Intelectuales y tartufos” [Intelectuales y tartufos] (1924), una obra vehemente escrita a la edad de veintiún años, Mella ataca violentamente los falsos valores intelectuales de la época … oponiéndose a ellos con nombres como Unamuno, José Vasconcelos. , Ingenieros, y Varona. Escribe: “El intelectual es el trabajador de la mente. ¡El trabajador! Es decir, el único hombre que, a juicio de Rodo, es digno de la vida … el que toma su pluma contra la iniquidad, así como otros toman el arado para fecundar la tierra, o la espada para liberar a los pueblos,

Mella volvería a citar a Rodo con devoción durante ese año y en el año siguiente ayudaría a fundar el Instituto Politécnico Ariel en La Habana. Es oportuno recordar que en este mismo año, 1925, Mella también estuvo entre los fundadores del primer partido comunista de Cuba. Sin lugar a dudas, Ariel de Rodo sirvió como una “plataforma de lanzamiento” para la carrera revolucionaria meteórica de este primer marxista-leninista orgánico en Cuba (quien también fue uno de los primeros en el continente).

Como ejemplos adicionales de la validez relativa que conserva el argumento anti-yanqui de Rodo incluso en nuestros días, podemos señalar los intentos enemigos de desarmar tal argumento. Un caso extraño es el de Emir Rodríguez Monegal, para quien Ariel, además de “material para la meditación filosófica o sociológica, también contiene páginas de naturaleza polémica sobre los problemas políticos del momento. Y fue precisamente esta condición secundaria pero innegable la que determinó Su inmediata popularidad y difusión. ” La posición esencial de Rodo contra la penetración norteamericana parecería ser una idea de último momento, un hecho secundario en el trabajo. Sin embargo, se sabe que Rodo lo concibió inmediatamente después de la intervención estadounidense en Cuba en 1898, como respuesta a la acción. Rodríguez Monegal dice:

La obra así proyectada fue Ariel. En la versión final solo se encuentran dos alusiones directas al hecho histórico que fue su principal fuerza motriz; . . . Ambas alusiones nos permiten apreciar cómo Rodo ha trascendido la circunstancia histórica inicial para llegar al problema esencial: la proclamada decadencia de la raza latina.

El hecho de que un siervo del imperialismo como Rodríguez Monegal, afligido con la misma “Nordo-mania” que Rodo denunció en 1900, trata tan simplemente de erradicar la obra de Rodo, solo demuestra que de hecho conserva cierta virulencia en su formulación. algo que abordaríamos hoy desde otras perspectivas y con otros medios. Un análisis de Ariel.– y esta no es absolutamente la ocasión para hacer uno … nos llevaría también a subrayar cómo, a pesar de su pasado y su antijacobianismo, Rodo combate en él el espíritu antidemocrático de Renan y Nietzsche (en quien encuentra “un abominable, espíritu reaccionario “[224]) y exalta la democracia, los valores morales y la emulación. Pero, sin duda, el resto del trabajo ha perdido la inmediatez que aún conserva su galante enfrentamiento de los Estados Unidos y la defensa de nuestros valores.

 En perspectiva, es casi seguro que estas líneas no llevarán el nombre que tenían si no fuera por el libro de Rodo, y prefiero considerarlas también como un homenaje al gran uruguayo, cuyo centenario se celebra este año. Que el homenaje lo contradiga en no pocos puntos no es extraño. Medardo Vitier ya ha observado que “si hubiera un retorno a Rodo, no creo que sea adoptar la solución que ofreció respecto de los intereses de la vida del espíritu, sino reconsiderar el problema”. 

Al proponer Caliban como nuestro símbolo, soy consciente de que no es totalmente nuestro, que también es una elaboración ajena, aunque en este caso se basa en nuestras realidades concretas. Pero, ¿cómo puede evitarse por completo esta cualidad alienígena? La palabra más venerada en Cuba– mambi– nos fue impuesto despectivamente por nuestros enemigos en el momento de la guerra por la independencia, y todavía no hemos descifrado totalmente su significado. Parece tener una raíz africana, y en la boca de los colonos españoles dio a entender la idea de que. todos los independentistas eran tantos esclavos negros, emancipados por esa misma guerra por la independencia, que, por supuesto, constituían el grueso del ejército de liberación. Los independentistas , blancos y negros, adoptaron con honor algo que el colonialismo significó como un insulto. Esta es la dialéctica de Caliban. Para ofendernos nos llaman mambi , nos llaman negros ; pero reclamamos como una marca de gloria el honor de considerarnos descendientes de los mambi, descendientes de los rebeldes, fugitivos,Independiente negro – nunca descendientes del dueño de esclavos. Sin embargo, Próspero, como bien sabemos, enseñó su idioma a Caliban y, en consecuencia, le dio un nombre. Pero ¿es este su verdadero nombre? Escuchemos este discurso pronunciado en 1971: 

para ser completamente precisos, aún no tenemos nombre; Todavía no tenemos nombre: prácticamente no estamos bautizados, ya sea como latinoamericanos, iberoamericanos, indoamericanos. Para los imperialistas, no somos más que pueblos despreciados y despreciables. Al menos eso era lo que éramos. Desde Girón han empezado a cambiar su forma de pensar. El desprecio racial: ser criollo, ser mestizo, ser negro, ser simplemente latinoamericano, es para ellos despreciable. 

Esto, naturalmente, es Fidel Castro en el décimo aniversario de la victoria en Playa Girón.

Asumir nuestra condición de Caliban implica repensar nuestra historia desde el otro lado, desde el punto de vista del otro protagonista. El otro protagonista de The Tempest (o, como podríamos decir nosotros mismos, The Hurricane) no es, por supuesto, Ariel, sino Prospero. No hay una verdadera polaridad Ariel-Caliban: ambos son esclavos en manos de Prospero, el mago extranjero. Pero Caliban es el rudo e invencible amo de la isla, mientras que Ariel, una criatura del aire, aunque también es un niño de la isla, es el intelectual, como lo han visto tanto Ponce como Cesaire.


El microwave

Un sitio donde calentar las ideas

Poesía de Isla

Si miramos bien, encontraremos poesía en cada gota de rocío, en cada hoja que caiga, en cada espacio de Isla.

De lupas y catalejos

«Por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol»

Disiciencia

y textos antropocríticos.

Nepabuleici's Blog

Just another WordPress.com weblog

occasional links & commentary

on economics, culture and society

Temas de medicina cubana.

Es un blog sobre los ultimos avances medicos en Cuba.

Historias de vida: Blog de Mabel Pozo Ramírez

Historias de personas que viven en Guantánamo

Espacio libre

El mundo es muy amplio para que se escuche una sola voz. Desde Cuba escribo, y quiero compartir este espacio con todos los que quieran ser escuchados

La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

MundoDelSur

Un blog que mira al mundo en desarrollo

Desde este lado de la Isla

De Guantánamo al Mundo

Vertientes, Camagüey...

el otro rincón querido de Benny Moré

Eduardo Del Llano

Sitio Oficial de Eduardo Del Llano

La pupila insomne

...Oh, la pupila insomne y el párpado cerrado. Rubén Martínez Villena

Desde Cuba te cuento

Un blog para exponer mis ideas…ser cubana es un reto que vivo a diario

A %d blogueros les gusta esto: