La atencion y educacion de ninos con limitaciones fisico-motoras en Cuba.


Esta es la escuela que todo niño debería tener. Fotos: Alberto Borrego

Amor —dice Esther La O Ochoa (Teté), directora del centro—, esa es la base de nuestro trabajo. Y eso me lo han enseñado los propios niños. Cuando la Revolución confió en mí para dirigir esta escuela, temí no ser capaz de enfrentar la tarea. Lloraba a escondidas, sentía compasión. “Pero los niños me enseñaron que son capaces de hacer lo que ninguno de noso­tros; me enseñaron a tener el corazón duro sin perder la ternura, como decía el Che”.

El 31 de diciembre de 1989, el Comandante en Jefe Fidel Castro inauguró este centro escolar, con el fin tremendo de brindar atención especializada a niños con limitaciones físico-motoras.

Desde entonces, la escuela acoge a niños de todo el país y los prepara, según sus capacidades, desde preescolar hasta noveno grado. En el caso de los niños con discapacidad intelectual, permanecen en el centro hasta los 21 años; luego, a través del programa de economía doméstica, se les prepara para vivir en familia, siempre y cuando sus discapacidades no les permitan incorporarse a la vida laboral. Los alumnos de intelecto conservado, una vez concluida la secundaria, pasan a estudiar en centros superiores, o se les asigna un empleo. Aun así, la escuela continúa dándoles seguimiento a través de los maestros de apoyo, o realizando visitas sistemáticas a los centros de trabajo.

Amor, esa es la base del trabajo en la escuela. Y eso lo enseñan los propios niños.

Martí dijo que el hombre tenía dos madres: la naturaleza y la circunstancia, señala Teté. A nuestros estudiantes —añade— la naturaleza los hizo así: unos en sillas de ruedas, o con mu­letas, o con andadores. Pero las circunstancias les permitieron vivir en Cuba. En una Cuba que no olvida a ninguno de sus hijos, donde el bloqueo nos limita grandemente el acceso a los medios necesarios, pero no ha podido apagar la sonrisa de estos niños.

Cuenta María de los Ángeles Pedraja que su hija, Edith Mary, ingresó al centro desde pe­queñita. Desde entonces —asegura— ha me­jorado notablemente. Me apena preguntarle la discapacidad de su muchacha, pero me explican luego sus maestros que se trata de una parálisis cerebral tipo hemiparecia espástica, o sea, dificultad de movimiento en un lado del cuerpo, en este caso, el izquierdo. “Mi escuela —afirma luego Edith Mary— es fabulosa, so­bre todo los maestros; siempre les voy a estar agradecida”.

Hay que reconocer la labor que realizan nuestros educadores, pero también hay que quitarse el sombrero frente a los padres, porque nosotros tenemos al niño un pedacito de la vida, pero ellos los tienen siempre, explica Te­té. Agrega que ningún papá está preparado para asumir un niño con discapacidad.

“Pero nuestro deber es educarlos para que no surja en ellos la lástima, el rechazo. Tenemos que llegar a formar parte de sus dinámicas familiares y, sobre todo, ganarnos su confianza”.

“Los maestros son los segundos padres de mi hija, y les agradezco mucho ese sacrificio que hacen día a día”, insiste María de los Án­geles. “Si no existieran ellos, ¿cómo no­sotros solos íbamos a ayudar tanto a nuestros hijos, a darles tanta educación…? Ellos son lo principal”. Es bien sencillo corroborarlo. Nos bas­tó con dar un recorrido por las aulas. Con formar parte de las celebraciones, de la alegría del niño cuando el padre le da a escondidas el pequeño obsequio para que lo regale a su maestro: una flor, una postal. Cosas sencillas. Picar un cake, cantar felicidades. Abrazos, besos.

Oriel González-Arango es un joven profesor de Geografía. Lleva camisa y barba. Me cuenta que hace apenas unos meses, cuando se incorporó, le fue difícil adaptarse a la escuela, pero que poco a poco se fue identificando con los alumnos, pues la mayoría padece, al igual que él, de una parálisis cerebral infantil. Eso hace que me sienta más cerca de ellos, confiesa. Al principio —refiere— muchos se quejaban de mi letra, pero yo les decía: mi letra es igual a la de ustedes, porque tenemos las mismas dificultades. Yo me formé en escuelas regulares, y tuve que pasar mucho trabajo para graduarme en la Universidad; los profesores decían que yo era lento, y que eso retrasaba el proceso en las aulas. Por eso le veo doble im­portancia a esta escuela, porque permite dar a los alumnos una atención diferenciada, de acuer­do con sus posibilidades, señala.

En el centro —explica Anayelis Pérez Luis, subdirectora docente— tenemos varios discapacitados trabajando. Tratamos de que es­ta sea también una fuente de empleo, porque muchos de ellos han tratado de incorporarse a otros trabajos y les han negado el puesto por sus limitaciones, pero si la Revolución les da la posibilidad de graduarse en las universidades, ¿por qué vamos a cerrarles las puertas?

Construir esta escuela fue una tarea ardua. Construir tanto las paredes como las mentalidades de las gentes, porque apenas teníamos conocimiento de la labor que íbamos a desa­rrollar, expresa Marlén Arnedo Peña, asistenta educacional y fundadora. “Llevo 26 años aquí y no ha pasado el tiempo, me siento tan feliz como el primer día de que el Comandante nos diera la posibilidad de llevar a cabo esta bella obra, de conocer a estos niños desde pe­que­ñitos y ver cómo aprenden, unos más fácil, otros menos… Uno se siente orgullosa de ver el logro de su trabajo”.

Fuente:

http://www.granma.cu/cuba/2015-12-30/el-motor-que-mueve-la-luz-30-12-2015-21-12-12

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: