Fracasos escolares y deficit visual.


 

6f6662a1eeb780212692b852150429f5_L

Yesenia, la joven madre de Samantha, notó una actitud diferente en su hija esa mañana. Era usual que disfrutara los programas de manualidades para niños, y en el instante en que comenzó el espacio, Sami prefirió las correrías infantiles a permanecer frente al televisor, a lo cual la mamá no dio importancia alguna: “porque jugar forma parte del desarrollo natural del infante”, pensó.

Días más tarde descubrió lo que tanto temía, su hija evitaba esforzar la vista frente a los otros para no ser increpada por ello. Leer libros de cuentos o ver programas instructivos ya no formaba parte de los entretenimientos de la pequeña. Lo peor estaba por llegar. Su rendimiento académico comenzaría a afectarse por su rebeldía, pues se negaba a trabajar en el aula.

“Noté que estaba un poco ‘rara’ —dice mientras la observa jugar—, ella es una niña disciplinada, preocupada y cumplidora con los deberes curriculares, y  rehusaba hacer las tareas con mi ayuda en casa. A veces mostraba nerviosismo o ansiedad antes de marchar a la escuela”, confirma la mamá.

“Llevarla al pediatra fue una buena decisión, pues no sabía qué hacer y allí (en el consultorio) encontré la respuesta que necesitaba”, refiere aliviada.

A CONSULTA CON LOS ESPECIALISTAS

“Dos de cada tres fracasos escolares son imputables a déficit visual”, explica la Dra. Teresita de Jesús Méndez Sánchez, especialista en Oftalmología.

“El desarrollo visual en los menores ocurre desde su nacimiento hasta los ocho años de edad, de ahí que resulte trascendente la observación de los padres, quienes pueden detectar alguna irregularidad en el infante”, dice más adelante.

“El programa nacional, instaurado por el grupo de Puericultura y el de Oftalmología en el país, conciben un chequeo oftalmológico a los niños y niñas en la Atención Primaria de Salud: al nacer, a los seis meses, al año de vida, a los 3 y 5 años; de esa edad en adelante, a criterio del oftalmólogo, o en su defecto, del especialista del área de Salud”, resume Méndez Sánchez,  jefa del servicio de Oftalmología pediátrica en el Instituto Ramón Pando Ferrer (ICO) centro de referencia para la especialidad por su prestigio en Cuba y el mundo.

La doctora advierte como las patologías específicas deberán ser valoradas por un especialista infantil, la atención secundaria puede encontrarse en el Hospital Pediátrico Paquito González Cueto. En tanto, en el “Pando Ferrer” tendrían la atención a cirugías, diagnóstico y hospitalización de pacientes que por sus padecimientos así lo requieran.

“El tratamiento precoz de las molestias oculares en la infancia constituyen prioridad, pues de la prevención depende el futuro del menor, al evitar que este se convierta en un débil visual con el paso del tiempo.

“Complicaciones como la miopía, el estrabismo, la pérdida de paralelismo en los globos oculares, trastornos refractivos no corregidos… detectados a tiempo,  con un correcto tratamiento y rehabilitación, devuelven a un menor apto para insertarse en la sociedad.

“Por el contario, patologías como las cataratas pediátricas, los glaucomas congénitos, algunas alteraciones de retina, del nervio óptico o de macro, si no son atendidas e intervenidas rápidamente, no pueden ser rehabilitadas, lo cual incidiría en un futuro, en la pérdida de visión de ese paciente”, concluyó la especialista invitada como parte del intercambio científico entre médicos y otros expertos, en representación de todas las provincias del país.

UNIFICAR CRITERIOS POR EL BIEN COMÚN

Ese fue el objetivo primigenio de la VIII Jornada Científica y el VI Taller Nacional de Oftalmología. Unificar criterios, discutir casos y socializar investigaciones estuvo entre las prioridades del encuentro, que también tenía entre sus propósitos compartir saberes, en función de elevar el nivel de satisfacción de pacientes y familiares.

Más de un centenar de especialistas se dieron cita en Cienfuegos, “a propósito del conjunto de actividades científicas desarrolladas anualmente por la subespecialidad. La provincia resulta seleccionada atendiendo a los resultados en la prevención de ceguera en los niños, específicamente en el tratamiento de ambliopía, cataratas y  glaucomas congénitos”, al decir del Dr. C. Juan Raúl Hernández Silva, subdirector del ICO Ramón Pando Ferrer, invitado a las sesiones desarrolladas en la Universidad de las Ciencias Médicas aquí.

“La Perla del Sur ha mantenido un trabajo ascendente en cuanto a la mejoría de los resultados, a la calidad de la atención, lo cual permite seleccionarla entre las de mejor calidad en el país, a partir del avance de la oftalmología pediátrica aquí”, confirma más adelante.

“De modo general —continúa—, Cienfuegos ha estado a la vanguardia en cuanto al desarrollo de la Oftalmología en Cuba. Puedo mencionar nombres como el doctor Eduardo (Hernández), en el tratamiento a la catarata, y la doctora Inés (Zamora), quienes fueron iniciadores de la Misión Milagro en el ICO, y se han mantenido vinculados al trabajo con nosotros, como una extensión de sus especialidades en la provincia”, recalcó.

Antes de concluir la entrevista reconoció su satisfacción por la calidad con que se desarrollan los eventos acá, porque a partir de la socialización de casos y sus respectivas discusiones, “delegados de diferentes provincias del país, más que compararse por dónde se anda, las jornadas científicas les servirán a todos para saber qué vamos a hacer con lo que tenemos; al mismo tiempo, les sirve a las autoridades de Salud del territorio para advertir en qué esfera hace falta más ayuda, sobre todo en lo referente a la recuperación del equipamiento, en lo referente a la infraestructura de los salones de operaciones, de las consultas…, elementos que localmente pueden resolverse, y constituyen acciones que coadyuvarán a la calidad del trabajo para los niños Cienfuegos”, manifestó un poco antes de reconocer también la complacencia del reencuentro con antiguos amigos que habitan en “esta ciudad maravillosa, a la cual siempre es reconfortante regresar”.

Dra. Teresita de Jesús Méndez Sánchez, jefa del servicio de Oftalmología pediátrica en el Instituto Ramón Pando Ferrer./Foto: Cedeño

El tratamiento precoz de las molestias oculares en la infancia constituyen prioridad, pues de la prevención depende el futuro del menor, al evitar que este se convierta en un débil visual con el paso del tiempo./Foto: Cedeño

Cienfuegos ha estado a la vanguardia en cuanto al desarrollo de la Oftalmología en Cuba. En la instantánea Inés Zamora (izquierda) y Eduardo Hernández (centro), quienes fueron iniciadores de la Misión Milagro en el ICO. /Foto: Cedeño

De izquierda a derecha: Dr.C Juan Raúl Hernández Silva, Subdirector del ICO "Ramón Pando Ferrer"; Dr. Hugo Alemida Leyva, Vice-director Quirúrgico y el Dr. Alexander Medina Moreno, Director del Hospital Pediátrico Paquito Goznález Cueto de Cienfuegos. /Foto: Cedeño

Más de un centenar de participantes llegaron a Cienfuegos para intercambiar experiencias en la VIII Jornada Científica y VI Taller Nacional de Oftalmología Pediátrica y Estrabismo./Foto: Cedeño

Leer 577 veces Modificado por última vez en Miércoles, 09 Diciembre 2015 17:01
Fuente:
Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: