Estados Unidos paralizado por una oposición política inflexible e irresponsable.


sábado 11 de agosto del  2012 Columnistas

<!–

–>

Paul Krugman

Deuda, depresión, DeMarco

Opinión internacional |

EE.UU. Ha habido mucho que criticar con respecto al manejo de la economía por parte del presidente Barack Obama. Sin embargo, la historia que más peso ha tenido en los últimos años no gira en torno a los errores de Obama sino a la oposición de tierra quemada de los republicanos, quienes han hecho todo lo que pueden por obstruirle el camino; y quienes ahora, habiendo bloqueado las políticas del presidente, abrigan la esperanza de ganar la Casa Blanca alegando que sus estrategias han fallado.
Además, la perturbadora negativa de esta semana a poner en marcha alivio para la deuda por parte del director en funciones de la Agencia Federal de Financiamiento de Vivienda –remanente de la era de Bush que el presidente actual no ha logrado reemplazar– ilustra a la perfección lo que está ocurriendo.
Algunos antecedentes: Muchos economistas creen que la amenaza de una excesiva deuda de los hogares, legado de los años de la burbuja, es el mayor factor que detiene a la recuperación económica. En términos generales, el exceso de deuda ha creado una situación en la cual todos están intentando gastar menos que su ingreso. Debido a que esto es imposible colectivamente –mi gasto es tu ingreso y tu gasto es mi ingreso–, el resultado es una economía deprimida de manera persistente.
¿Cómo debería responder la estrategia? Una respuesta está en el gasto gubernamental para apoyar a la economía mientras el sector privado repara sus hojas de balance; este no es el momento para la austeridad, en tanto los recortes a las compras del gobierno han sido un importante lastre económico. Otra respuesta está en una decisiva política económica, razón por la cual la negativa de la Reserva Federal para actuar en vista del alto desempleo y por debajo del objetivo de inflación es un escándalo.
Sin embargo, la política fiscal y monetaria podría, y debería, ir a la par de alivio a la deuda. Una reducción de la pesada carga sobre estadounidenses en aprietos financieros equivaldría a más empleos y mejores oportunidades para todos.
Para mala fortuna, los primeros esfuerzos de alivio a la deuda por parte de la Administración fueron ineficaces: los funcionarios impusieron tantas restricciones para evitar darle alivio a deudores “que no lo merecen” que el programa no fue a ninguna parte. Pero, en fechas más recientes, la Administración ha ido más en serio con respecto al tema.
Además, el lugar que salta a la vista para suministrar alivio a la deuda está en hipotecas pertenecientes a Fannie Mae y Freddie Mac, los prestamistas patrocinados por el gobierno que efectivamente fueron nacionalizados en los últimos días de la administración de George W. Bush.
La idea de usar a Fannie y Freddie cuenta con apoyo bipartidista. De hecho, Glenn Hubbard, de Columbia, uno de los principales asesores de Romney, ha hecho un llamado dirigido a Fannie y Freddie para que permitan que propietarios de viviendas con poco o ningún valor refinancien sus hipotecas, lo cual podría reducir marcadamente sus pagos de intereses y darle un fuerte impulso a la economía. La administración Obama apoya esta idea y también ha propuesto un programa especial de alivio para deudores que están en profundos aprietos.
Sin embargo, el director en funciones de la dependencia que supervisa a Fannie y Freddie, Edward DeMarco, se niega a dar un solo paso con respecto al refinanciamiento. Además, esta semana, rechazó el plan de alivio de la Administración.
¿Quién es Ed DeMarco? Es un servidor civil que se convirtió en el director en funciones de la agencia de financiamiento de vivienda después de la renuncia del director nombrado por Bush en 2009. Él aún está ahí, en el cuarto año de la administración Obama, porque republicanos en el Senado han obstruido intentos por instalar a un director permanente. Aunado a esto, salta a la vista que él simplemente aborrece la idea de suministrar alivio para la deuda.
La carta de rechazo de DeMarco hacia el plan de alivio expuso argumentos notablemente débiles. Alegó que dicho plan, si bien mejora la posición financiera de la dependencia gracias a subsidios del Departamento del Tesoro, sería una pérdida neta para el contribuyente fiscal; conclusión que no es sustentada por el análisis de su propio personal, que demostró una ganancia neta. Además, vale la pena destacar que muchos prestamistas privados han ofrecido los mismos tipos de reducciones del capital que DeMarco rechaza. aun cuando estos prestamistas, a diferencia del gobierno, no tienen incentivo alguno para tomar en cuenta la manera en que el alivio a la deuda fortalecería a la economía.
Sin embargo, el punto principal es que DeMarco al parecer no entiende bien su trabajo. Se supone que él debe dirigir su dependencia y asegurar sus finanzas, no moldear la política económica de la nación. Si el secretario del Tesoro, actuando por el presidente, busca subsidiar el alivio a la deuda de una manera que efectivamente fortalezca a la dependencia de finanzas, el jefe de la dependencia no tiene injerencia para bloquear esa política. Hacerlo debería ser una transgresión que amerite su despido.
¿Puede DeMarco ser despedido de inmediato? He visto análisis contradictorios con respecto a ese punto, aunque una cosa es clara: Obama, si es reelegido, puede, y debería, reemplazarlo a través de un nombramiento de suspensión de actividades. De hecho, debería haberlo hecho hace varios años. Como dije, Obama ha cometido muchos errores.
Sin embargo, el asunto DeMarco sigue demostrando, una vez más, el grado hasta el cual la política económica de Estados Unidos ha sido paralizada por una oposición política inflexible e irresponsable. Si nuestra economía sigue profundamente deprimida, buena parte –y yo diría, la mayor parte – de la responsabilidad recae no en Obama sino en la misma gente que busca usar esa deprimida economía en busca de una ventaja política.
© 2012 New York Times News Service.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: