?Como accede y cuanto le cuesta en Cuba al paciente de cancer el veneno de Alacran.


Las picadas del alacrán duelen pero el veneno alivia
 
Norland Rosendo González
31 de Octubre de 2011
 

El medicamento se ingiere mediante 5 gotas sublinguales cada 12 horas. (Fotos: Manuel de Feria.)

 

Nerelys González Delgado entró al quirófano el 28 de julio de 2010 con la esperanza de que pudieran extirparle un tumor maligno. Pero era tan grande, que suturaron apenas lo vieron. 

Esta santaclareña, licenciada en Contabilidad, primero fue sometida a una severa quimioterapia, y en septiembre supo del Vidatox, unas gotas homeopáticas producidas por LABIOFAM, cuyo uso no excluye ni restringe los otros tratamientos oncológicos. «Son 5 gotas sublinguales cada 12 horas, que a mí me han resultado muy buenas. Sí pueden ayudar».

El 23 de marzo de este año volvió al salón de operaciones y el éxito fue rotundo, refiere esta mujer que confía en las investigaciones cubanas con la toxina del veneno de alacrán para encontrar el antídoto contra el cáncer. Y lo ratificó con optimismo: «Mientras viva, seguiré tomando el Vidatox».

Toxina que da vida

Desde hace una década, LABIOFAM investiga las propiedades del veneno del Rhopalurus junceus, alacrán colorado (o azul, como lo denominan otros, porque el último segmento del aguijón es tan negro que parece añil) para tratar pacientes con células tumorales. Los resultados, aunque inconclusos, resultan halagüeños.

Los envases donde se depositan los alacranes tienen un sustrato de zeolita para evitar la acumulación de agua.

 

De acuerdo con algunos estudios, su uso simultáneo ha aumentado la potencia de la acción antitumoral y los pacientes sienten menos dolores, no bajan de peso y ayuda a la alimentación, entre otros beneficios. Las proteínas del veneno de alacrán también poseen propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

La investigación «Citotoxicidad del veneno del escorpión cubano Rhopalurus junceus y sus fracciones sobre líneas celulares tumora-les humanas», de autores de LABIOFAM y el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, dice que el veneno limitó el crecimiento de las células malignas y llegó hasta eliminarlas, con un efecto muy positivo sobre las de origen epitelial.

Los pacientes de Villa Clara interesados en emplearlo deben solicitar al especialista que los atiende un resumen de la historia clínica, avalado por el policlínico al cual pertenecen, y especificar sexo y edad, y lo entregarán en la dirección de la sucursal de LABIOFAM aquí, sita en calle Cuba # 172, entre San Miguel y Nazareno, Santa Clara.

De allí será trasladado a la sede central en La Habana, donde los expertos determinan el tratamiento, y por la misma vía se lo envían a los enfermos, a peso cada frasco. Los que deseen pueden llevar los documentos directamente a la capital.

Este producto se comercializa además en el mercado exterior y tiene alta demanda, avalada por los testimonios de quienes lo han utilizado con éxito. Según reportes de LABIOFAM, más de 10 mil personas con cáncer que no habían respondido a los medicamentos convencionales, han mejorado su calidad de vida al incorporar el Vidatox.

«Ordeñando» gotas

En el proceso de clasificación los especialistas comprueban que los alacranes no posean problemas físicos.

 

En Santa Clara funciona un laboratorio dedicado a extraer el veneno de ese tipo de alacrán endémico de Cuba. Los capturan en zonas del Escambray debidamente certificadas (actualmente se exploran otras regiones de la provincia que podrían ser incorporadas si reúnen todos los requisitos exigidos por el CITMA), y ese mismo organismo fija las etapas del año y el tiempo en que pueden realizar estos trabajos en el campo. 

El alacranario, ubicado en la zona de Las Minas, al oeste de la ciudad, cumple las normas internacionales para este tipo de quehacer y cuenta con un personal capacitado que se esfuerza por garantizar la máxima calidad del producto que envían hacia La Habana, donde son elaborados los medicamentos.

En la recepción —explica Roberto Feitó García, especialista principal en Producciones Biofarmacéuticas— clasifican a los alacranes, enumeran los frascos, indican el lugar de la captura y los someten a una revisión inicial para comprobar que no existan problemas físicos y, sobre todo, que el aguijón esté completo.

El Rhopalurus junceus es identificado por las características morfológicas y las tenazas, así como por su vibración.

 

«Después los ponemos en  cuarentena para que se adapten al nuevo hábitat en cautiverio y a la alimentación, compuesta por agua y Galleria (larvas de la mosca Lixo-phaga). El envase donde los depositamos tiene un sustrato de zeolita, cuyas propiedades favorecen que el agua no se acumule y el cuerpo permanezca limpio».

Al cumplir ese lapso, pasan al área de crianza o explotación. Allí permanecen cerca de dos años, y cada 21 días son sometidos al «ordeño», o sea, se les extrae la toxina mediante pequeños estímulos eléctricos.

En cada ocasión que pasan por ese proceso pueden aportar hasta 15 gotas de un fluido opalescente y lechoso que, disuelto en una determinada proporción de agua, es enviado a La Habana para producir los medicamentos.

Mitos y verdades de los alacranes

Los alacranes viven hasta 10 años y mudan la cutícula cerca de siete veces.

 

Al cabo de los dos años, los retornan al mismo sitio en que fueran capturados con una marca para evitar que sean apresados en poco tiempo, y por lo regular no se alejan más allá de 20 metros. Pero al pasar seis meses, se les cae la señal y algunos pudieran volver al Laboratorio aptos para ser «ordeñados», comenta Feitó García. 

En el mundo existen más de mil 400 especies de escorpiones, de las cuales habitan en Cuba cerca de 32. Entre sus depredadores están diversas aves (sobre todo búhos), lagartos, sapos, ranas y mamíferos. Además, algunos se cazan entre sí y también hay artrópodos mayores, como los ciempiés y las arañas, que son sus enemigos.

Específicamente, el Rhopalurus junceus es identificado por las características morfológicas y las tenazas, así como por su vibración.

El experto desmintió un mito muy difundido sobre la vida de estos animales. Los hijos no se comen a la madre. Sin embargo, sí sucede a la inversa en un curioso proceso de selección natural.

Las hembras paren una vez al año cerca de medio centenar de ninfas (apenas entre 8 y 12 % sobrevive). Tras el nacimiento deben subirse encima de la progenitora; los que no puedan hacerlo sí son devorados por esta, igual que los que se caigan antes de que muden por primera vez la cutícula a los siete días.

Los científicos han comprobado que las crías que no llegan a la semana sobre la madre, estaban enfermas o nacieron con problemas.

Los alacranes viven hasta 10 años y mudan la cutícula cerca de siete veces.
Muy curioso resulta el proceso de apareamiento. A través de un movimiento conocido como baile nupcial, la pareja se enlaza por las tenazas y el macho guía a la hembra hasta un sitio preseleccionado para el acto.

Así se reproducen los alacranes, cuyos aguijonazos duelen hasta provocar estruendosos alaridos. El veneno del colorado, sin embargo, tiene la bendita propiedad de eliminar células tumorales. El Vidatox es una gota de esperanza en la lucha contra el cáncer.

 
About these ads

Etiquetas:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 189 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: